La Academia de la Historia presenta 340 piezas de la colección Lippmann

La institución restituye el primer Premio Nacional de Arqueología

La Real Academia de la Historia (RAH) ha iniciado una serie de actividades para atender un campo en el que hasta ahora España ha permanecido al margen, como son los estudios y "los descubrimientos arqueológicos en Oriente en el siglo pasado", dijo ayer Martín Almagro, director del gabinete de Antigüedades de la RAH, al presentar los planes y adquisiciones de la institución. Muestra de este esfuerzo es la incorporación a los fondos del gabinete de la colección Lippmann, un conjunto de 340 tablillas mesopotámicas que datan de mediados del III milenio antes de Cristo.

Premio

La adquisición de las 340 tablillas cuneiformes mesopotámicas, conseguidas con fondos del legado Lippmann, fueron gestionados por Manuel Molina, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que encontró las piezas en Inglaterra, supuestamente descubiertas a principios de siglo. Martín Almagro señaló el interés de estas piezas para España, "un país que, por avatares históricos, durante el siglo pasado estuvo al margen de los grandes hallazgos arqueológicos". Según Almagro, el estudio de las tablillas, pertenecientes al periodo sargónico (mediados del III milenio antes de Cristo), un periodo escasamente documentado, "permitirá documentar la vida real y la organización económica y política de una ciudad secundaria importante que había caído bajo la égida de Acad". Con un tamaño de entre tres y seis centímetros de lado, las tablillas, de barro cocidas al sol, han sido restauradas y documentadas por medio de fotografía digital y son objeto de investigación por el español Manuel Molina y Elena Milone, de la Universidad de Mesina (Italia), cuyas conclusiones se publicarán a fines de año. Las piezas documentan aspectos como recibos de entrega de bienes, o una lista de artesanos huidos de palacio.

El legado Lippmann, según el director de la Academia de la Historia, Gonzalo Anes, está valorado en 400 millones de pesetas, la mitad, en dinero, y la otra mitad, en terrenos vendidos hace dos años. Otra parte de los fondos donados por el mecenas alemán se traducen en la adquisición de los retratos de la infanta María Josefa Fernanda de Borbón, de Esquivel, y el de Felipe V, obra de Meléndez. Además de la Colección Lippmann, la Academia de la Historia ha recibido la donación de los archivos de Romanones y el conde Bugayal.

Para "acrecentar la investigación" de la arqueología, la RAH ha convocado el primer Premio Nacional de Arqueología, dotado con 2.500.000 pesetas. Instituido en 1853, su concesión fue discontinua y desapareció en los años setenta. Ademá, la Academia participará en el congreso Tierras de Ávila. Vetones y celtas, que se celebrará en Ávila del 22 al 26 de julio con especialistas de varios países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de julio de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50