Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Caminal vuelve a dirigir el Liceo con el reto de elevar su calidad

Su nombramiento, aprobado por unanimidad

Josep Caminal (Barcelona, 1950), artífice principal de la reconstrucción del Teatro del Liceo, vuelve a ponerse al frente del coliseo lírico barcelonés seis meses después de haber renunciado a continuar siendo su director. Las cuatro administraciones propietarias del teatro -Ministerio de Cultura, Generalitat de Cataluña, Ayuntamiento de Barcelona y Diputación- le nombraron ayer por unanimidad director general del Liceo. Tras su reconstrucción y a punto de finalizar su primera temporada, Caminal se enfrenta ahora al reto de elevar el nivel de calidad del coro y la orquesta.

Cuando el pasado 10 de enero Josep Caminal hizo efectiva su dimisión como director general del Liceo -presentada en febrero de 1997, cuando el juez instructor de la causa por el incendio del teatro decidió sentar en el banquillo a cuatro de sus trabajadores-, aseguró que a partir de aquel momento su vinculación al coliseo sería como simple espectador de los montajes operísticos. Pero la incapacidad de las administraciones para encontrar un sustituto -cuyo perfil fue definido por el consejero de Cultura de la Generalitat, Jordi Vilajoana, como el de "un clónico de Caminal"- que obtuviera el beneplácito de las empresas que forman el consejo de mecenazgo del teatro ha forzado su regreso, materializado ayer por la mañana en una reunión extraordinaria del patronato del consorcio y la fundación del teatro.Caminal, nombrado por primera vez director del Liceo el 24 de marzo de 1993 y que el lunes volverá a ocupar el que fue su despacho, se enfrentará de forma inmediata a un verano de obras para solventar las deficiencias evidenciadas en el nuevo edificio -grietas en techos y paredes, mármoles desencajados, un buen número de butacas en la sala con deficiente visibilidad, mala ventilación en los lavabos, entre otros problemas- a lo largo de la primera temporada, previas a la liquidación final de las obras de reconstrucción, prevista para el próximo otoño. Pero su principal reto en esta nueva etapa como director general del coliseo lírico barcelonés es el de conseguir elevar el nivel de calidad de la orquesta y coro del teatro.

Aurora Sanz, presidenta de la comisión ejecutiva del Liceo y directora en funciones del teatro desde la renuncia de Caminal el pasado enero, aseguró ayer que las administraciones sólo han pedido al nuevo director "que cumpla el contrato programa que establece las líneas de actuación del teatro hasta el año 2004, que eleve el nivel artístico y que consiga una proyección internacional del coliseo".

Josep Caminal ha conseguido antes de ser nombrado de nuevo director general que las administraciones aprobaran el pasado 13 de junio un presupuesto para la temporada 2000-2001 de 6.699 millones de pesetas, 1.026 millones más que los presupuestados para la que ahora está a punto de finalizar. Sin embargo, Caminal ya ha expresado a los responsables de las administraciones que el incremento de presupuesto, necesario para cubrir el enorme coste de mantenimiento del nuevo edificio, superior al previsto en un principio, no se traducirá de forma inmediata en una proyección internacional del Liceo si éste no cuenta con un coro y una orquesta competitivos, de los que el teatro, visto el rendimiento artístico de la temporada inaugural, no dispone.

La renovación del coro del Liceo, cuya edad media superaba los 50 años, se inició en los últimos años de la reconstrucción, pero la orquesta, salvo en casos aislados, tiene pendiente su renovación, que Caminal no realizó antes de abandonar el cargo el pasado mes de enero. Antes de su nombramiento, Caminal expuso a los responsables de la Generalitat -Administración que ocupa la presidencia de la comisión ejecutiva del teatro- un reparo: el de considerar que él no era la persona adecuada para asumir la renovación de una parte del personal del teatro, principalmente de la orquesta, tras el apoyo incondicional que le brindaron todos los trabajadores del Liceo después del incendio y durante la instrucción de la causa y el juicio por éste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de julio de 2000