Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los investigadores públicos y privados pactan el anuncio del genoma humano

Los científicos británicos afirman que el lunes darán a conocer los resultados

Washington / Londres

A medida que se acerca la fecha del anuncio de que se ha completado la lista de los genes humanos, aumentan las tensiones sobre el cómo y el cuándo, a juzgar por las noticias que llegaban ayer de ambos lados del Atlántico. Según The Wall Street Journal, el anuncio lo harán los dos principales contendientes de forma conjunta en la Casa Blanca la próxima semana. Pero el Sanger Center británico, donde se ha realizado gran parte del trabajo público, ha comunicado ya que hará su propio anuncio el próximo lunes.

La información de The Wall Street Journal sobre una posible ceremonia conjunta con asistencia incluso del presidente Clinton no fue confirmada ayer oficialmente por la Casa Blanca, pero tampoco negada en su totalidad. Ni la empresa PE Celera Genomics ni el público Proyecto Genoma Humano, los dos protagonista de la carrera del genoma humano, hicieron declaraciones. Un portavoz de la Oficina de Ciencia y Tecnología, Jeff Smith, declaró: "Aunque esperamos su anuncio, y sabemos que constituirá un hito que dará un gran impulso a la investigación biomédica, no hay hora, fecha ni lugar fijados para un anuncio conjunto, ni figura en la agenda de la Casa Blanca".

Mientras tanto, en Cambridge, científicos del Sanger Centre dijeron a los periodistas que harían su propio anuncio el lunes próximo y que se están coordinando con sus colegas del Proyecto Genoma Humano en Estados Unidos. En el proyecto trabajan científicos de 18 países, pero el grueso del trabajo se hace en EE UU y en el Reino Unido. Un portavoz del Sanger Centre declaró: "Todavía estamos trabajando en los detalles".

Este anuncio ha sentado bastante mal entre funcionarios estadounidenses que se ocupan del tema. Uno de ellos, que no quiso ser identificado, dijo a Reuters: "Lo que estamos intentando es que puedan hacer su anuncio el mismo día, pero no a la vez, sino posiblemente cada uno por su lado". Se trata de poner fin a las tensiones que se han producido en los últimos meses en la llamada carrera del genoma. "Ambas partes desean la paz". Según esta fuente, es muy posible que Clinton esté presente en el anuncio.

Representantes de las principales revistas científicas realizan desde hace varias semanas un último intento para conseguir un pacto entre los científicos de los proyectos privado y público que incluya tanto el anuncio como la forma de publicar los datos para que no haya vencedores ni vencidos. Ayer, las especulaciones en torno al anuncio público dejaron de lado los términos de este posible pacto, que al parecer todavía no está maduro.

Sin embargo, cuando ambos protagonistas confirmen que han puesto en orden las 3.000 millones de pares de bases (las letras del código genético humano), quedará abierta una ventana de investigaciones médicas y biológicas de horizontes impredecibles.

Aunque algunos expertos mantienen que, conseguida esa información genética, los avances médicos y farmacológicos pueden ser inmediatos, los científicos más escépticos consideran que pueden pasar años -incluso décadas- antes de que la información recopilada esté en condiciones de emplearse en la curación de enfermedades o en la creación de medicamentos más efectivos.

El borrador con la secuencia del genoma humano facilita la localización de los genes en el ADN, lo que hace posible entender su función en el organismo y, de cara al futuro, el control de su actividad. Éste será el próximo trabajo de los investigadores.

El propio presidente de Celera ya dijo en abril pasado que lo más complicado empieza ahora: "Entender el genoma humano será un proceso mucho más largo y complicado que completar su secuencia. Pasarán décadas y décadas, si no siglos, hasta que se entienda", aseguró cuando la compañía hizo público el fin inminente de esta primera etapa.

Aunque Celera ya anunció en abril que había descodificado casi todas las secuencias de ADN que componen el código genético humano, sólo con la ayuda de los ordenadores más potentes del mundo ha podido completar el trabajo de ensamblar los miles de fragmentos de ADN obtenidos, con lo que se culmina un esfuerzo de medio siglo de investigación.

Para los inversores de Celera, si se confirma el acuerdo y el anuncio se mezclan dos buenas noticias: el valor de las acciones de la empresa ha aumentado un 25% en las tres últimas jornadas de cotización en bolsa. Las acciones despegaron ayer cuando el diario neoyorquino confirmó la alianza inminente entre los dos proyectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000