Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato eleva al 4% la previsión de crecimiento para este año pero mantiene la inflación en el 2%

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, se presentó ayer ante la Comisión de Economía del Congreso con unas nuevas y optimistas previsiones económicas. La economía crecerá este año un 4%, tres décimas más de lo previsto, se crearán 500.000 empleos y la tasa de paro bajará al 14,2%. No admitió que, como señaló el PSOE, exista un peligro de recalentamiento económico y, en parte, justificó que exista un diferencial de precios en torno a un punto con los países del euro. Mantuvo el objetivo del 2% para la inflación de este año y esbozó alguna de las medidas previstas.

Era su primer debate de fondo en esta legislatura y el vicepresidente Rato lo afrontó con la soltura que da presentar un buen balance general y unas mejores perspectivas económicas. Incluso, intentó convertir en un éxito de apertura hacia el exterior los malos resultados en déficit comercial y, hasta cierto punto, justificó que la inflación española sea más alta que la del resto de países del euro.Lo principal es que la economía va a crecer este año un 4%, frente al 3,7% inicialmente previsto, y lo demás vienen a ser males asociados que hay que mantener bajo control. También se ha revisado al alza la previsión para la media de la legislatura, un 3,5% frente al 3,3% que figura en el Plan de Estabilidad. Es decir, un ritmo de crecimiento por encima de la media de la UE, lo que debe permitir acercar la economía española a los niveles de renta europeos.

Las nuevas estimaciones del Gobierno concuerdan con las previsiones más optimistas que sobre España ha dado la OCDE y coinciden con una recuperación económica general para los países de la UE, sobre la que también existe un amplio consenso. Pero la diferencia está en que la OCDE sitúa su previsión de inflación para Alemania (1,5%) o Francia (1,3%) en niveles muy reducidos, al contrario que en España (3,7%).

El portavoz socialista en la Comisión de Economía, Jordi Sevilla, dijo que esto significa que la economía española "está recalentada" y alertó de la "pérdida de competitividad" que acabará por traducirse en menos crecimiento y más paro. Rato se negó en redondo a admitir que ésta sea la realidad actual de la economía española. Si hay más inflación que en el resto de países de la UE "es consecuencia del proceso de convergencia real", explicó.

Y así ha de ser en el futuro, añadió, si se apuesta por un crecimiento económico más rápido que permita entre otras cosas, acercar la tasa de paro a los niveles medios de la UE. Ya este año, Rato avanzó que se crearán unos 500.000 nuevos puestos de trabajo, frente a los casi 400.000 inicialmente previstos, y que se rebajará la tasa de desempleo hasta el 14,2%, desde el 15% actual. La previsión para la legislatura es la creación de 1,4 millones de empleos y bajar el paro a menos del 10%.

El problema es que, aunque no se aspire a tener la inflación de Alemania o Francia, tampoco se quiere permitir que la brecha siga en aumento. En la actualidad está en un 1,1 puntos y el Gobierno, según explicó Rato, aspira a reducir ese diferencial. Ahora no está garantizado porque España ha rebasado muy probablemente el 3% de inflación en mayo, como consecuencia, en parte, del desorbitado encarecimiento de las gasolinas en ese mes.

Se impone pues una terapia de choque que el Gobierno prepara estos días y que persigue garantizar que la inflación no supera a final de año el 2%, un objetivo que se mantiene pese a todo. Rato esbozó ayer algunas de estas medidas que afectarán, sobre todo, al sector de hidrocarburos (más gasolineras), gas, electricidad (adelanto de la liberalización para consumidores domésticos), teléfonos, suelo, horarios comerciales, sistema financiero, competencia y sanidad, además de medidas fiscales para fomentar el ahorro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000

Más información

  • La creación de empleo se estima en 500.000 nuevos puestos y la tasa de paro bajará al 14,2%