Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soria es la primera región del mundo que planifica un desarrollo ecológico y sostenible

104 pueblos de la provincia se imponen crecer según el programa medioambiental de la ONU

Una iniciativa de la Fundación Desarrollo y Naturaleza (Deyna) ha conseguido que 104 de los 183 municipios de la provincia de Soria elaboren un programa de desarrollo ecosostenible, recogido en la firma de las llamadas Agendas 21, de acuerdo con el Programa 21 que aprobó la Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas en Río de Janeiro en 1992. Es la primera vez que una región se compromete a seguir los principios medioambientales de la ONU. La firma de las Agendas ha sido el aval para que el proyecto esté presente en el pabellón español en la Expo 2000 de Hannover (Alemania).

Además de los programas sobre reducción de gases que provocan el efecto invernadero y sobre la conservación de la biodiversidad, la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (Brasil) redactó un ambicioso Programa 21 para el desarrollo sostenible y ecoevolutivo del planeta. Esta iniciativa fue firmada por los más de 160 países asistentes, que se comprometieron a adoptarlo antes de 1996. El compromiso fue, como casi siempre, incumplido.El logro de Deyna ha sido adaptar el programa a una serie de instrucciones de fácil comprensión, y elaborar con ellas las llamadas Agendas 21, un documento en el que los representantes de los municipios (asociaciones de vecinos, grupos culturales y deportivos, sindicatos y movimientos de estudiantes o mujeres, además de los ayuntamientos) se fijan una serie de objetivos para un desarrollo ecológicamente sostenible. El programa ya ha sido adoptado por ciudades como Calviá (Mallorca) o Goteborg (Suecia), pero es la primera vez que toda una región se compromete a seguirlo.

Las Agendas recogen por orden, hasta un máximo de 20, las necesidades de los pueblos, como el alumbrado, el arreglo de calles, la restauración de edificios o las dotaciones sociales. "Son flexibles y ellos pueden revisarlas cuando quieran. Nosotros no les prometemos nada", señala Ricardo González, delegado de Deyna en Soria, "pero les ayudamos a elaborar la Agenda y nos comprometemos a asesorarles y ayudarles en lo que podamos". González, que ha recorrido en tres meses 12.000 kilómetros por la provincia para conseguir la adhesión de "una cifra estadísticamente siginificativa" de municipios, cree que "aunque sólo sea porque por primera vez todo el pueblo se ha reunido para estudiar sus necesidades, la firma de las Agendas ya ha tenido un valor".

Además, con el respaldo conseguido del Club de Roma, las autoridades provinciales y autonómicas y el aval de la presentación del proyecto en la Expo de Hannover, González confía en que "haber firmado la Agenda 21 sea una garantía a la hora de conseguir subvenciones para los proyectos. Debe convertirse en una ventaja competitiva".

Ayuntamiento activo

San Esteban de Gormaz (3.500 habitantes) es el último de los municipios que -hasta ahora- han firmado la Agenda. Su alcalde desde hace cinco años, el popular José Antonio Alcalá, destaca de este acuerdo: "Firmarla no quiere decir que el Ayuntamiento se quede quieto. En ningún momento colisiona con los objetivos o el programa municipal, pero puede ayudar a conseguir cosas".

Entre las peticiones de los habitantes de San Esteban están el enterramiento de los cables de tendido eléctrico del casco histórico, la limpieza de las riberas del Duero. También conseguir un polideportivo. "Para que se vea que no nos quedamos quietos, a lo mejor hay que cambiar ese punto de la Agenda pronto", señalaba el jueves pasado el alcalde, refiriéndose a la visita de las autoridades provinciales que esperaba.

La firma, según el alcalde, no ha supuesto especiales discusiones, ni en el consistorio, con ocho concejales del PP y tres del PSOE, ni entre los signatarios. "Éste es un pueblo muy participativo. Hay 83 peñas de fiestas y hasta el programa electoral llega a las elecciones muy consensuado", señala.

Sobre el retraso de su pueblo en incorporarse a la lista de municipios firmante, Alcalá comenta: "Hemos sido de los últimos a propósito. San Esteban es la principal localidad de la región, y su ejemplo podría ser considerado una imposición a los pueblos menores" .

Juan Manuel de Pablo, del PP y alcalde de Montejo de Tiermes, (250 habitantes), no parece tan entusiasta: "Nuestro principal problema, el de la despoblación, no lo va a arreglar nadie, pero hemos firmado para colaborar con la idea que han tenido algunos para la provincia", dice.

La adopción de una Agenda no es más que el primer paso. "De momento nos hemos centrado en ello, porque nos exigían una masa crítica para ir a Hannover, pero ahora viene lo más difícil: hay que preparar las evaluaciones económicas y cronológicas para concretar cómo se van a llevar a cabo los objetivos, y luego hay que presentar este proyecto a las autoridades y moverlos para conseguir financiación", explica González.

Un reflejo de las inquietudes populares

El contenido de las más de cien Agendas 21 firmadas hasta el momento es un repaso a las necesidades de los pueblos que las han suscrito. El método participativo de su elaboración, consensuado por todas las asociaciones representativas de los colectivos sociales de la localidad, además de sus ayuntamientos, da voz a "inquietudes que difícilmente saldrían en un programa electoral", como señala Ricardo González, el delegado de la Fundación Desarrollo y Naturaleza (Deyna) que ha asistido a más de 500 reuniones hasta conseguir la adscripción de 105 pueblos al proyecto.

El ejemplo más claro de esto, según comenta González, es el de las llamadas caravanas de mujeres, una propuesta que se ha encontrado en varios pueblos pequeños. "Su inclusión no obedece al capricho", explica, "sino a la necesidad de combatir la soledad y la despoblación de muchos lugares de la provincia de Soria". Reconociendo irónicamente su caracterísca de "propuesta de desarrollo ecosostenible", González admite que varias de las Agendas 21 que se han firmado recogen esta propuesta, aunque redactada como "fomentar el incremento de presencia de población femenina".

Cabrejas del Pinar (540 habitantes) fue el primer pueblo en redactar su Agenda, en noviembre de 1995. Sus prioridades van desde asegurar el abastecimiento de agua potable (la más urgente) hasta el acondicionamiento de la fuente romana de la localidad. La conservación del monte ocupa el cuarto puesto en importancia en la lista.

La misma actividad es la prioritaria en Navaleno (967 habitantes), un pueblo que se muestra muy preocupado por su riqueza medioambiental. Tras el "respeto al monte pinar", el segundo objetivo de su Agenda es la "conservación de la fauna y la flora"; el tercero, la "limpieza del río y sus márgenes"; el cuarto, "depurar las aguas residuales"; y el quinto "cuidar la riqueza micológica y recoger las setas respetando las especies".

Otras propuestas ecologistas del pueblo, consciente de que el turismo rural y la explotación del pinar son sus grandes bazas de futuro, son "colocar papeleras en todas las calles", "realizar una guía de senderismo local de pequeño recorrido", y "soterrar el cableamiento eléctrico y telefónico".

Otras veces las localidades no concretan tanto sus objetivos. Así no es raro encontrar propuestas como "industrializar" o "dotar al pueblo de equipamientos sociales y deportivos". Esto no preocupa especialmente a Ricardo González, aunque prefiere las Agendas con objetivos detallados, "con los que es más fácil ilusionar a la gente". "La concreción vendrá después, cuando tengan que realizar la evaluación económica y presupuestar estas necesidades", opina.

Villablino demuestra que el proyecto es extrapolable

E.DE B Madrid

El municipio leonés de Villablino (14.800 habitantes), en la comarca minera de Laciana, es el mayor de los pueblos que han redactado ya su Agenda 21. La elección de este pueblo por Ricardo González, delegado general de la Fundación Desarrollo y Naturaleza (Deyna), para demostrar la universalidad de su proyecto no fue casual.

En Villablino convergen varios factores que lo hacían candidato ideal para adscribirse a la iniciativa: su tamaño, su necesidad de encontrar nuevas formas de desarrollo ante la crisis de la minería, su vertebración social con numerosos grupos dispuestos a involucrase y la intención de la organización no gubernamental de demostrar que su modelo era extrapolable a otras regiones distintas, aunque dentro de la Comunidad de Castilla y León, su ámbito natural de actuación.

"En una semana, y con el mayor consenso, quedó redactada la Agenda", cuenta con orgullo González. Para demostrarlo muestra el documento, con las rúbricas de representantes de los sindicatos CCOO y USO, de las juntas vecinales, hogares de pensionistas, Izquierda Unida, la Asociación de Mujeres Nazareth, la Oficina de Desarrollo local y, por supuesto, la Corporación municipal.

Evaluación económica Pero además, desde su firma el 7 de junio de 1999, la comisión Agenda 21 Local ha corrido más que ninguna otra, y ha sido la primera en pasar a la segunda etapa del proceso, elaborando la Evaluación Económica y Cronológica, un extenso documento en el que se recoge un amplio estudio de la situación de la comarca (población, empleo, infraestructura, necesidades) y una pormenorización detallada de los proyectos que quieren emprender en el ámbito de la industrialización, turismo, ganadería, conservación medioambiental, política energética, vivienda... etc. que se fijaron como objetivos al elaborar la Agenda 21.

La evaluación económica ya ha sido presentada a la Junta, un requisito fundamental para conseguir que se convierta en realidades, entre otros motivos porque prevé una inversión de 3.574 millones de pesetas, que se espera que sean cofinanciados por el municipio, la Junta, el programa MINER de desarrollo de la cuenca minera y la Diputación provincial de León.

Villablino es sólo el primer caso de exportación del modelo. Para confirmar el diagnóstico del presidente del Club de Roma, Ricardo Díez Hochleitner, sobre la extrapolabilidad del modelo, el presidente de Deyna, Amalio de Marichalar, señaló que el proyecto soriano de Agendas 21 ya había sido presentado "con éxito" a autoridades de Costa Rica y Colombia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000