Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cirujanos catalanes ponen en marcha su propia auditoría

Una comisión integrada por los jefes de cirugía cardiaca de los cuatro hospitales públicos catalanes que disponen de este servicio evaluará el coste que representaría la puesta en marcha de un plan de choque para vaciar las listas de espera para intervenciones coronarias. La comisión, que entregará sus conclusiones al Departamento catalán de Sanidad en un plazo de dos semanas, propone la aplicación de este plan de urgencia en el segundo semestre de este año."En su comparecencia ante el Parlament, la semana pasada, el consejero de Sanidad, Eduard Rius, se comprometió a aportar más recursos y a aumentar la actividad para solucionar el problema de las listas de espera en cirugía cardiovascular, pero no concretó el coste económico de estas medidas", dijo ayer el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB), Miquel Bruguera. Este organismo convocó la noche del miércoles un encuentro de cardiólogos y cirujanos cardiacos catalanes con el fin de aportar soluciones "desde la propia profesión" tras la alarma social que han generado las recientes denuncias de muertes de pacientes coronarios en lista de espera para ser intervenidos.

La comisión estudiará en qué medida cada una de las unidades de cirugía cardiaca puede aumentar su actividad y los recursos materiales y humanos que serán necesarios. Los cirujanos cardiacos también se proponen determinar el tiempo necesario para descongestionar las listas de espera de acuerdo con la capacidad máxima de cada servicio y los recursos que se puedan destinar.

Al margen de este plan de choque, los profesionales reunidos en el Colegio de Médicos acordaron trabajar en una planificación de la cardiología terciaria, es decir, en una "previsión de las necesidades para los próximos años".

Quejas del Síndic

Por su parte, el Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo catalán), Anton Cañellas, se quejó ayer ante el Parlament del rechazo sistemático que ha obtenido por parte del Departamento de Sanidad de la Generalitat su propuesta de establecer unos tiempos de espera máximos en determinadas intervenciones quirúrgicas. Cañellas recordó que aconsejó esta medida en 1995, junto a un paquete de iniciativas para reducir las listas de espera hospitalarias, pero que las autoridades sanitarias han hecho caso omiso.

No obstante, se mostró esperanzado en que el Gobierno catalán cumpla un acuerdo parlamentario del pasado mes de abril en este sentido. Cañellas informó de que los jubilados y pensionistas representan el colectivo más afectado por las listas de espera en Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2000