Barcelona inicia un plan de formación para los jóvenes que no aprueben la ESO

La primera hornada de alumnos que han cursado el ciclo completo de ESO está a punto de acabar la enseñanza secundaria. Según las previsiones, más de 2.000 chicos y chicas de Barcelona, entre el 20% y el 30% de este segmento escolar, no aprobarán. Pensando en este colectivo, que a los 16 años siente que ha fracasado en sus estudios pero quiere abrirse camino en el mercado laboral, el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha un plan de formación bajo el lema Vuelve a arrancar, que pretende darles otra oportunidad.

La opción que propone el Ayuntamiento a estos jóvenes consiste en estudios no reglados adaptados a las aptitudes de cada alumno y que tienen la duración que se considera oportuna en cada caso con el seguimiento de un tutor. Las concejalías de Educación, Juventud y Promoción Económica han decidido impulsar este plan pionero cuidando de no caer en paternalismos y teniendo claro que sus destinatarios son adultos de 16 años. Al Ayuntamiento le preocupa que los chicos y chicas que han fracasado en sus estudios se sientan excluidos de los circuitos laborales, lo que les desanima a buscar alternativas más acordes con sus inquietudes o habilidades. La pérdida de la autoestima acostumbra a ser un síntoma que acompaña a los alumnos que han tirado la toalla. Por eso, antes de que cunda el desánimo las concejales Marina Subirats, Inmaculada Moraleda y Maravillas Rojo aconsejan que estos jóvenes acudan a cualquiera de los 12 puntos de información distribuidos por Barcelona para que les orienten sobre las profesiones que tienen más futuro y acerca de los pasos que seguir para conseguir un empleo.

No es fácil para alguien que acaba de salir del instituto moverse en un mercado laboral cada vez más complejo y del que lo desconoce casi todo. Los jóvenes tampoco saben a dónde dirigirse para adquirir los conocimientos básicos que les exigen las empresas para contratarles.

La concejal de Promoción Económica, Maravillas Rojo, facilitó algunos datos que demuestran la aceptación que tienen los cursos de la empresa municipal Barcelona Activa entre los barceloneses menores de 25 años: el año pasado se matricularon más de 5.000 jóvenes. Entre el 70% y el 80% de las personas que completaron los cursos se reinsertó en el mercado laboral.

Las previsiones municipales fijan entre 800 y 1.000 los jóvenes que podrían participar en estos cursos de formación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de mayo de 2000.