Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEFICIENCIAS EN LA ATENCIÓN SANITARIA

El jefe de cirugía de un hospital de Málaga denuncia la muerte de cuatro pacientes en espera

Cuatro enfermos de corazón han muerto en Málaga esperando una operación. La denuncia del jefe de cirugía cardiovascular del hospital Carlos Haya, Norberto González, ha puesto en la picota a la sanidad andaluza, a la que responsabilizó por la falta de recursos. A estas muertes se suman las 10 denunciadas en la última semana en Cataluña, en los hospitales de Sant Pau y de Bellvitge.En Málaga, González aseguró que los pacientes aguardan entre tres meses y un año según las dolencias: "Unos fallecen esperando una intervención o un cateterismo y otros pierden una pierna (por problemas circulatorios) porque no se les llama".

La Delegación de Salud dijo ayer que en el Carlos Haya había 67 enfermos cardíacos que llevaban 94 días en lista de espera, y 31 en el Clínico, con una demora de 109 días. Las cifras facilitadas por los hospitales duplican los casos: 110 y 61, respectivamente.

El delegado de Salud, José Luis Marcos, culpó a González: "Si no hubiéramos puesto los recursos, seríamos cómplices; pero él tiene la cualificación técnica, la capacidad de decisión y los medios". Y aseguró que si hubiera advertido, los enfermos se habrían desviado a centros concertados o a otros hospitales. Según el SAS, los fallecidos llevaban esperando 2, 5, 7 y 29 días.

González comunicó verbalmente la situación a finales de marzo y por escrito un mes más tarde. "A toro pasado", según el SAS, porque los pacientes fallecieron entre finales de 1999 y febrero de 2000. En marzo, tras conocer la queja, el hospital abrió una auditoría. Ayer, Salud inició otra investigación. González fue condenado en 1997 por el Tribunal Superior de Andalucía por desviar un paciente desde el citado hospital público a una clínica privada. En la sentencia se recoge que, en 1993 "González de Vega les dijo que en el Hospital Materno Infantil se demoraría la operación, insinuándoles que en una clínica privada la intervención tendría lugar con gran rapidez".

En medio de la polémica, Carmen Mancera relató ayer el caso de su padre, que falleció en lista de espera. El 21 de octubre de 1999 ingresó en el Carlos Haya. Sólo le funcionaba el 30% del corazón y fue incluido en lista de espera para un by-pass. Le dieron el alta el 4 de noviembre. El 24 de diciembre entró grave en el Clínico y murió. El 20 de enero lo llamaron para operarlo. La familia no ha denunciado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2000