Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas califican de "parche" el plan sobre nitratos de la Generalitat

Las actuaciones más inmediatas del plan de prevención y corrección de la contaminación por nitratos que la Generalitat presenta estos días en las diferentes provincias catalanas consisten en conectar las redes de abastecimiento de agua corriente contaminadas por exceso de nitratos (provenientes de los excrementos de cerdo) con las de los municipios vecinos. En algunos casos se realizarán nuevas captaciones de agua. Enric Pardo, de la Asociación de Naturalistes de Girona, calificó ayer de "parche" las intervenciones previstas.

Por el momento no hay fechas ni localizaciones de las plantas de tratamiento que el Gobierno de la Generalitat tiene previsto instalar en Girona. Ni siquiera se sabe si serán dos o cuatro. El consejero de Medio Ambiente, Felip Puig, explicó ayer que el problema es complejo y su solución requerirá un proceso largo y también difícil. Puig mantiene que se invertirán 50.000 millones de pesetas en el plan, aunque las medidas que se ejecutarán durante este año revelan una inversión escasa.Enric Pardo, de la Asociación de Naturalistes de Girona, aseguró ayer que el colectivo ecologista y el movimiento ciudadano generado por la contaminación de nitratos de las aguas se sentirá defraudado.

"Queríamos una moratoria a la implantación de granjas porcinas y soluciones a la contaminación y al excedente, y sólo nos han dado un parche. ¿Qué pasará cuando la contaminación llegue a los campos de pueblos vecinos?", se lamenta el secretario de la ANG. Pardo asegura que se debe recuperar el equilibrio entre cabezas de ganado y territorio para absorber los desechos en la agricultura, en lugar de poner en marcha las plantas de tratamiento. Los ecologistas mantienen que los centros de tratamiento de residuos que la Generalitat piensa instalar se han concedido sin un concurso público en el que pudieran tener acceso otras tecnologías más interesantes. Las plantas que tratarán los purines no conseguirán cerrar el ciclo, sino que simplemente concentrarán los contaminantes que posteriormente deberán llevarse a un vertedero.

La rentabilidad de estas plantas radica en que el gas natural utilizado para hacer hervir los desechos se usa paralelamente para crear energía eléctrica. Los naturalistas consideran que las plantas de digestión anaeróbicas, que permiten fabricar gas metano mezclando los excrementos con otros restos orgánicos, son menos rentables pero más ecológicas. No obstante, la ANG mantiene que las plantas no hacen más que perpetuar una situación marcada por el desequilibrio entre los desechos y su uso. De acuerdo con los datos de la Generalitat, hay 15 comarcas catalanas con excedentes de purines y serán necesarias 23 plantas de tratamiento de excedentes para neutralizarlos. El volumen de excedentes en Girona es de 220.000 metros cúbicos.

Medio Ambiente mantiene que ya tiene definidas la mayoría de las soluciones alternativas para evitar que el agua contaminada continúe corriendo por las cañerías de los 26 municipios afectados hasta ahora. La zona vulnerable de Girona está compuesta por 58 localidades.

El Departamento de Medio Ambiente explicó ayer que invertirá 5.500 millones de pesetas para combatir la contaminación del agua por exceso de nitratos en la provincia de Girona.

En total están afectados o con riesgo de contaminación 26 municipios de l'Alt Empordá, 17 del Baix Empordá, 10 del Gironès y 5 del Pla de l'Estany. Las causas que han llevado a esta situación son un exceso de purines en las explotaciones ganaderas gerundenses, donde se generan anualmente unos 220.000 metros cúbicos de residuos de granjas, y el abuso de abonos en los campos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2000

Más información

  • El agua de 58 municipios de Girona está afectada por purines