Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat pacta con el Gobierno balear una política lingüística y cultural común

Los gobiernos de la Generalitat de Cataluña y de las Islas Baleares han sellado un pacto para desarrollar una acción cultural y de promoción del catalán "más allá de sus fronteras". Para consolidar esta estrategia compartida crearán "un organismo estable de cooperación" -el Institut Ramon Llull-, cuyo objetivo será "coordinar las respectivas políticas lingüísticas" y ayudar al "fomento del uso y protección catalán en el Estado Español, la Unión Europea y la comunidad internacional". Ambos gobiernos piden al Ejecutivo español que aporte financiación al proyecto.

La nueva entidad suprautonómica pretende integrar a los gobiernos de los territorios donde está se habla catalán. Los gobiernos catalán y balear tienen previsto dirigirse a los gobiernos autónomos de Aragón, dirigido por el PSOE, y de la Comunidad Valenciana, controlado por el Partido Popular, para que participen en el proyecto.Ayer, los consejeros de Cultura de Cataluña, Jordi Vilajoana, y de Baleares, Damià Pons, firmaron en Palma el compromiso del acuerdo en un marco general. Ambos políticos son nacionalistas: de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) el primero y del Partit Socialista de Mallorca (PSM), el segundo. Los dos consejeros estuvieron arropados por la directora del centro de terminología TERMCAT, Ester Franquesa, y por Lluís Jou y Joan Melià, directores generales de Política Lingüística de Cataluña y Baleares, respectivamente.

Mercado de 10 millones

El acuerdo suscrito ayer insiste en la necesidad estratégica de "consolidar una actividad conjunta", desarrollar "políticas comunes" y "coincidentes", en "un marco de colaboración cultural" que alcance la proyección de ambas comunidades "más allá de sus fronteras". Los dos consejos de gobiernos autónomos han aprobado este pacto cultural bilateral, según señalaron los consejeros, "para implicar a la totalidad de ambos ejecutivos".

En Baleares gobierna una alianza plural de las izquierdas integrada por el PSOE, el PSM, Izquierda Unida (IU) y Els Verds, que cuenta con el apoyo exterior de Unió Mallorquina. El PSM es un socio político de CiU en el campo nacionalista y se sitúa en el centro político.

Vilajoana destacó la importancia internacional que supone poder competir desde la base de contar con "un mercado de 10 millones" -sumando los ciudadanos valencianos y de la franja aragonesa-, que sitúa al catalán como la decimotercera lengua de la Unión Europea y, según el consejero de la Generalitat, en la décima del mundo por el número de traducciones. Pons reclamó directamente el compromiso del Estado, que "tiene el deber constitucional" de promover las lenguas y culturas de una comunidad "plurinacional y pluricultural".

En un plazo de nueve meses los respectivos parlamentos autónomos deben haber ratificado el organismo de cooperación Institut Ramon Llull, cuya aprobación se discutirá también en el Congreso de los Diputados. Esta nueva entidad pretende desempeñar un papel parecido al que el Insituto Cervantes tiene respecto al castellano, el Camoens en el ámbito del portugués y el Goethe en la promoción de la lengua alemana.

La creación de cátedras y lectorados de catalán en las universidades de todo el mundo, el fomento de la enseñanza y las traducciones, son algunos de los objetivos que se han marcado los promotores del Insituto Ramon Llull. "Podemos ir por el mundo sin complejos", señaló Pons.

Cataluña y Baleares esperan poder compartir la edición de libros de texto y "programas didácticos comunes", con respeto a las variantes dialectales territoriales en los diferentes ámbitos de la enseñanza. Además, está previsto establecer pruebas conjuntas para la evaluación del conocimiento del catalán en la enseñanza y entre el cuerpo de funcionarios.

Las dos comunidades catalanoparlantes se comprometen también a definir "políticas coincidentes" para fomentar la creación y producción cultural en catalán y establecerán planes e instrumentos de fomento del uso del idioma, en las corporaciones locales y colegios profesionales. La alianza bilateral y el uso de organismos y métodos compartidos abarca la toponimia, la sociolingüística, la búsqueda de instrumentos de traducción automática y de reconocimiento de voz y las nuevas versiones cinematográficas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000

Más información

  • Jordi Vilajoana y Damià Pons piden que el Estado financie al Institut Ramon Llull