Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Saura entra en la literatura con la novela '¡Esa luz!'

Un vicio solitario o algo parecido a una masturbación. Así define el director de cine Carlos Saura cómo ha abordado la escritura de su primera novela, ¡Esa luz! (Galaxia Gutenberg). Algunas de las escenas que se recogen en el libro son vividas, pero la mayor parte de lo que se cuenta es inventado. "Hay datos autobiográficos, como sucede en mis películas, pero he tratado de que no sea un reflejo de mí mismo", contó el pasado jueves el cineasta en la presentación de la novela con la que debuta en el campo de la literarura. ¡Esa luz! narra la historia de una pareja que ve cómo se rompe su relación tras el estallido de la guerra civil. Carlos Saura (Huesca, 1932) describió ¡Esa luz! como una novela basada en imágenes. El director, que es autor de un buen número de guiones y de una narración corta, Pajarico, que dio nombre a la película, no encontró ninguna dificultad a la hora de cambiar el lenguaje cinematográfico por el narrativo: "En una novela hay que describir los estados de ánimo y las atmósferas donde se mueven los personajes y que luego los lectores se imaginen a los protagonistas", contó. "Pero eso, más que una dificultad, fue un aliciente". Para abordar la narración se ha guiado por un camino que describió como sencillo: contar la historia como si se la narrara a alguien, algo que aprendió en un viaje por Marruecos contemplando a los cuentacuentos en las plazas públicas.

Una guerra olvidada

El director de Goya en Burdeos quería con esta novela dejar testimonio de lo que piensa sobre la contienda española. Su opinión es que se han publicado pocas novelas y se han hecho menos películas que recuerden ese terrible acontecimiento. "En el año 2000 el olvido será completo, será la guerra de otro siglo", añadió el realizador, que no ha conseguido olvidar el ruido de los motores de los bombarderos aproximándose a Madrid y los gritos de la gente pidiendo que se apagaran las luces.

"Tenía cuatro años y desde el balcón de mi casa contemplé cómo empezaron a cerrarse las contraventanas de las casas. Fue como si llegara un terremoto o un ciclón". Ahí empezó una aventura personal que no fue del todo dramática para el director de Deprisa, deprisa porque "los niños sienten cierta fascinación por la violencia". Sin embargo, son imágenes que se han grabado en su mente y que también ha plasmado en el cine en películas como ¡Ay Carmela!, La prima Angélica y La caza.

Hans Meinke, editor de Galaxia Gutenberg, calificó la novela de Saura como un relato triste sobre la condición humana. "En ¡Esa luz! el amor se hace imposible por la guerra y el odio. La vida armónica de una pareja y su hija es truncada por la guerra en lo que sólo es una metáfora de lo que fue el destino colectivo", aseguró el editor, que recordó que en el origen de esta novela hay un guión que Saura empezó a escribir en 1989 y que no pudo rodar por ser excesivamente costoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de abril de 2000