Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayra Montero gana el Premio La Sonrisa Vertical con una novela sobre erotismo y música 'Púrpura profundo' narra las aventuras sexuales de un seductor crítico musical jubilado

"Despedirse de la profesión es como despedirse del sexo. Uno se aferra, yo me aferro a este pequeño escrito como si fuera un cuerpo de mujer, el último que abrazaré en mi vida". Agustín Cabán, crítico musical de un periódico, escribe estas líneas con tristeza cuando se jubila, pero la depresión dura poco: decide contar sus aventuras sexuales con virtuosas y virtuosos. Ésta es la historia de Púrpura profundo, con la que Mayra Montero (La Habana, 1952) ha ganado el 22º Premio La Sonrisa Vertical, de la editorial Tusquets, dotado con dos millones de pesetas.

"Agustín Cabán, el protagonista, no distingue entre hombres y mujeres siempre que toquen un instrumento. Aunque prefiere a las mujeres, éstas no le saben a nada si no son unas virtuosas. Clarinetistas, flautistas, pianistas, violinistas... no hace distinción entre la persona y el instrumento", explicó ayer, en conferencia de prensa, en Barcelona, la escritora Mayra Montero. Púrpura profundo no es la primera novela erótica de Montero. En 1991 quedó finalista del mismo premio con La última noche que pasé contigo. "Ha pasado bastante tiempo desde que escribí La última noche... y en ésta hay otra mirada: ha ganado el humor. Tengo la sensación de que Púrpura profundo ha sido escrita en realidad por un hombre. Incluso la relaciones con otros hombres están descritas desde un punto de vista masculino. El personaje, sus opiniones, sus juicios y sus prejuicios no tienen nada que ver conmigo".

Mayra Montero se confiesa una apasionada de la música e incluso escribe para el diario puertorriqueño El Nuevo Día "crónicas de conciertos desde ángulos distintos, muy diferentes a los de los críticos, con mucho humor". Su afición comenzó en La Habana, a los 11 o 12 años, de la mano de sus amigos Ninfa y Juan, sobrinos del escritor Virgilio Piñera.

Pese a sus conocimientos musicales, ha tenido que investigar piezas musicales que no recordaba y también el funcionamiento de algunos instrumentos. Lo contó entre muchas risas. Pasó, por ejemplo, un poco de apuro cuando consultó a un trompetista sobre la trompa. "Es que tocar la trompa es como hacer una felación. Le dije que estaba escribiendo un texto sobre música, no una novela erótica. No sé qué pensará cuando se publique en Puerto Rico...". También tuvo que informarse sobre algunas técnicas sexuales. "Le pregunté a un amigo en qué consistía el fist fucking; me lo contó, pero con un poco de embarazo". En este sentido, la novela resulta bastante instructiva.

Pese a la carga erótica que contiene el libro, la autora de novelas como Tú, la oscuridad y Como un mensajero tuyo afirmó que "el erotismo es como un accidente, incluso en una novela erótica. Es como un telón de fondo que ayuda a delinear mejor a los personajes".

Cubana de nacimiento, Mayra Montero vive en Puerto Rico desde hace 28 años. "Siento fuertes raíces cubanas, pues mis padres nacieron allí y allí pasé la adolescencia, pero toda mi formación como periodista y como escritora se produjo en Puerto Rico, país que considero mi casa y mi patria. No creo que regrese nunca a Cuba, ni aun en el caso de que las cosas cambiaran. Habría sido muy diferente si nos hubiéramos ido a Europa o a Estados Unidos. En Puerto Rico tenemos el mismo paisaje, el mar, la luz, es el Caribe. Me alegro infinitamente de que mis padres eligieran Puerto Rico para exiliarse".

Montero opina que Puerto Rico jamás será el Estado 51 de EE UU, "ni a largo ni a corto plazo. Tiene una identidad cultural muy fuerte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de marzo de 2000