Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ULTRADERECHA EN EUROPA

Schröder respalda el monumento a las víctimas del holocausto

El canciller federal Gerhard Schröder y las máximas autoridades del Estado alemán dieron ayer luz verde "simbólicamente" a la construcción en el centro de Berlín del monumento a los judíos exterminados por el régimen nazi en Europa. El proyecto, que fue aprobado por el Bundestag (Parlamento federal) en junio de 1999 tras más de diez años de debates, se limita de momento a tres tablones informativos en el descampado que domina la perspectiva entre la Puerta de Brandenburgo y la plaza de Potsdam, entre grúas e inmuebles a medio edificar.El monumento se basará en un diseño del arquitecto norteamericano Peter Eisenman, y constará de 2.700 pilares de hormigón de distinta altura, que se distribuirán regularmente sobre una pendiente. Las obras comenzarán previsiblemente en verano, cuando se haya aprobado el plan definitivo y la financiación. Se espera que el memorial esté listo para el año 2002.

Concebido inicialmente como una advertencia a los alemanes contra el olvido, el proyecto quiere ser también "un gesto de la Alemania unida" a sus "vecinos y amigos", manifestó ayer el presidente del Bundestag, Wolfgang Thierse.

La periodista Lea Rosh, que ha luchado durante más de una década por llevar a cabo el monumento, se acordó de Helmut Kohl y agradeció al excanciller su apoyo al proyecto. En 1988, Rosh promovió la iniciativa que un año más tarde fue apoyada por el fallecido ex canciller Willy Brandt, junto con los escritores Walter Jens y Günter Grass.

Tras dos agitados concursos públicos, Kohl se decidió por el proyecto de Peter Eisenmann, pero hubo que esperar a la constitución del nuevo Gobierno de coalición para darle luz verde.

Entre las iniciativas tomadas ayer en recuerdo del día de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, el metro de Berlín convirtió temporalmente uno de sus trenes en museo rodante de la persecución de los judíos bajo el régimen nazi, obligando así a los viajeros a recordar el horror del pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 2000