Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace "Tetra", el primer mono obtenido por un método de clonación que produce gemelos

Los científicos buscan modelos parecidos al hombre para ensayar nuevas terapias

El primer mono obtenido por un método de clonación que produce artificialmente gemelos se llama Tetra y es un macaco rhesus hembra. Es el único nacido vivo tras una serie de experimentos realizados en la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregón (EE UU) que partieron de un centenar de embriones, cada uno de los cuales fue dividido artificialmente. Los científicos explican que su objetivo es disponer de modelos animales más parecidos al hombre para luchar contra las enfermedades que los ya ubicuos ratones genéticamente idénticos y transgénicos.

En Oregon existe un prestigioso centro de estudio de primates, lo que permite a los científicos de sus universidades experimentar con monos. En este centro nacieron en 1997 los primeros monos clónicos, también rhesus, obtenidos por transferencia nuclear, el mismó método utilizado en la oveja Dolly, pero a partir de células en los primeros estados de división.No se ha conseguido clonar monos de células madre embrionarias, fetales o adultas, es decir, que los métodos tradicionales de clonación funcionan mucho peor en primates que en vacas, ovejas o ratones.

La división de embriones o creación de gemelos artificiales es un método que copia lo que hace la naturaleza, ha señalado Gerald Schatten, que ha dirigido el trabajo, publicado hoy en la revista Science. Cuando un óvulo fertilizado empieza a dividirse en dos, cuatro y ocho células para dar lugar a un nuevo ser, cada una de sus células tiene la capacidad potencial de desarrollarse hasta el final. Si al principio se separa espontáneamente en dos células, como sucede a menudo en los seres humanos, nacen gemelos idénticos.

Precedente humano

A partir de 1991, la división inducida ha tenido un gran impulso porque entonces se puso a punto una técnica que permitía rodear la célula extraída de un embrión de pocas células de la cubierta denominada zona pelúcida que le permite desarrollarse. En 1993, un equipo de la Facultad de Medicina George Washington, de Washington (EE UU), comunicó que había conseguido con este método clonar embriones humanos, que empezaron a desarrollarse pero no fueron implantados. El método se aplica ya rutinariamente en ganado vacuno, pero nunca se había aplicado en primates hasta dar lugar a un nacimiento.

El objetivo del experimento realizado ahora es obtener animales de laboratorio. "Se trata de acelerar el trabajo de miles de científicos que buscan curas para centenares de enfermedades", ha dicho Schatten. "Aunque muchos investigadores están de acuerdo en que los ratones continuarán siendo útiles en el estudio de algunas enfermedades, la mayoría admite que es necesario otro modelo para enfermedades humanas que reduzca la distancia entre los ratones y los enfermos".

Schatten hace notar que la clonación estilo Dolly ha demostrado muy poca eficiencia, y los indicios de que los animales clonados pueden sufrir envejecimiento prematuro y no son genéticamente idénticos hacen deseable la obtención de animales idénticos por otros métodos.

Judith Vaitukaitis, un alto cargo de los Institutos Nacionales de la Salud, organismo público que ha financiado en parte los experimentos, ha dicho: "Cuando la dotación genética de los sujetos experimentales es idéntica, definida e invariable, los datos se obtendrán de forma más exacta, con lo que se podrá reducir el número de animales necesario para el estudio y los investigadores podrán encontrán más rápidamente los factores inmunes de la enfermedad".

El método utilizado por Schatten no es muy eficiente todavía, ya que se partió de 107 embriones por fertilización in vitro, de los cuales se obtuvieron 368 embriones. En total se produjeron sólo 13 intentos de implantación de los embriones viables y únicamente cuatro embarazos. De los cuatro embarazos, sólo uno llegó a término, el de Tetra. Este macaco es el hermano gemelo de otros tres que no llegaron a nacer tras haber dividido un embrión de ocho células en cuatro embriones de dos células.

Los investigadores han encontrado que los gemelos artificiales son viables cuando se obtienen de embriones de hasta las ocho células, pero no de más, y que se producen más éxitos con embriones de sólo dos o cuatro células. Además, han comunicado que, aparte de Tetra, ya tienen cuatro embarazos más que deben llegar a término a partir del próximo mes de mayo.

Además de obtener nuevos modelos animales, los padres de Tetra creen que con animales así se puede responder a cuestiones importantes en torno al efecto de la madre sobre el feto durante el embarazo, al poder observar el desarrollo de gemelos idénticos en madres diferentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de enero de 2000