Juzgado en Granada un alcalde por donar un millón de pesetas a Cuba

El alcalde del pueblo granadino de Atarfe, el socialista Víctor Sánchez, tuvo que comparecer ayer ante un tribunal de la Audiencia Provincial de Granada acusado de un delito de malversación de fondos y otro de prevaricación por haber enviado un millón de pesetas a Cuba para la construcción de una casa de oficios, supuestamente sin haber sometido ese dinero a una partida presupuestaria. Junto a Sánchez fueron también acusados el secretario y el interventor de la corporación.

El fiscal, que al término del juicio retiró los cargos, había solicitado en un principio una pena de seis años de inhabilitación, al considerar que la partida de dinero enviada a Cuba no fue ni aprobada ni consignada en los presupuestos municipales, tal y como sostiene el Partido Popular, que actuó como acusación particular.Los hechos ocurrieron en febrero de 1995 cuando, tras haber realizado unos viajes anteriores a una ciudad cubana, Víctor Sánchez decidió aportar la cantidad de un millón de pesetas para colaborar en la edificación de una casa de oficios. El alcalde declaró que todo lo que hizo fue completamente legal.

Sánchez relató que en 1993, en un viaje a Güira de Melena, se acordó colaborar con las autoridades cubanas entregándoles tres millones de pesetas en diferentes partidas presupuestarias a lo largo de los siguientes años. Así se hizo en 1994. Como los presupuestos de Atarfe de 1995 se habían prorrogado, explicó, se volvió a incluir de nuevo la partida de un millón de pesetas, que le fue entregada a un representante cubano.

Con él coincidieron el secretario y el interventor del Ayuntamiento, los otros dos acusados. Éste último, Manuel López Olmo, responsable de la entrega del cheque, explicó que no habría podido dar el dinero si no hubiese existido una partida aprobada y consignada.

A lo largo de la mañana fueron compareciendo los concejales del Ayuntamiento de Atarfe como testigos. Los concejales socialistas sostuvieron que la partida de ayuda a Cuba estaba prevista desde varios años atrás, en tanto que el denunciante, del PP, Francisco Ruiz, señaló que la partida de 1995 no había sido sometida a ningún tipo de debate.

El alcalde señaló que tras haber entregado a las autoridades el dinero, se desplazó personalmente a Cuba para comprobar que, efectivamente, estaba siendo empleado para la construcción de la casa de oficios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS