Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pluses en el Insalud ligados a la productividad

Ajustarse al presupuesto farmacéutico supone un incentivo para los profesionales de los centros de atención primaria del Insalud (10 comunidades autónomas; 43% de la población española). Esta medida se adoptó hace dos años, según informó ayer el presidente-ejecutivo del Insalud Alberto Núñez Feijóo. Los objetivos presupuestarios se fijan por equipos y, para cumplirlos, éstos reciben "guías farmacoterapéuticas", que consisten, básicamente, en enumerar los principios activos existentes en el mercado y los medicamentos disponsibles de cada principio, con sus respectivos precios. De esta manera, "respetando siempre el principio básico de libertad de prescripción", el médico puede elegir el medicamento "cuya relación coste-efectividad sea más sensata", en palabras de Núñez Feijóo.Los incentivos que reciba el equipo, y que incluye a todo el personal sanitario, son de tres clases: equipamiento para el servicio, ayudas formativas y productividad, que ronda entre las 200.000 y las 300.000 pesetas anuales para cada profesional.

Núñez Feijóo aseguró ayer que no proyecta cambiar este sistema. Recuerda que el Insalud es el servicio de salud español que menos gasta en fármacos por habitante al año -le sigue el País Vasco y Canarias- y que en lo que trabaja ahora es en ofrecer a los médicos información sobre el consumo de cada paciente.

Las opiniones respecto a estos sistemas de incentivos son heterogéneas incluso dentro del principal partido de la oposición. Para el coordinador de sanidad del PSOE, José Manuel Freire, "es inaceptable porque no es sensato pagar más por operar más o por gastar menos". Y añade: "Prescribir con criterios de calidad debe estar incluido en la nómina". Para el portavoz socialista en el Senado, Francisco Zamorano, incentivar al personal sanitario no tiene porqué ser negativo, siempre que no se haga hurtando a los ciudadanos fármacos eficaces o su financiación pública.

El gasto farmacéutico es un quebradero para la sanidad pública española. Este mismo miércoles se ha sabido que dicho gasto, que ronda el billón de pesetas, ha aumentado de enero a 31 de octubre de este año en un 11,15%. Andalucía es la comunidad autónoma con competencias que menos aumenta su gasto -un 8,16% hasta el 31 de octubre-. Cataluña también se está manteniendo por debajo de la media, con un 10,92%.

El ministro de Sanidad, José Manuel Romay, dijo ayer en Bruselas que cree que la media anual quedará finalmente en un 8%. Romay confía en que la entrada en vigor del decreto de reducción media de las medicinas en un 6% dé frutos. Los farmacéuticos han seguido vendiendo las medicinas al precio antiguo, lo que no pueden hacer ya desde el 1 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999