Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad adelanta la vacuna contra la hepatitis B de los 13 años a los dos meses por su eficacia

El Departamento de Sanidad pondrá en marcha a partir del 1 de enero próximo un calendario de vacunación infantil que introduce algunas novedades sustanciales con respecto al actualmente vigente. Así, incorpora la inmunización contra la hepatitis B a los niños de dos meses (en la actualidad se realiza a los 13 años). La vacunación se mantendrá a los cuatro meses, a los seis y cuando el niño cumpla los 13 años. También se adelanta la edad en que se inoculará la segunda dosis de la vacuna triple vírica (sarampión, rubéola y parotiditis) de los 11 a los 4 años.

MÁS INFORMACIÓN

El calendario de vacunación infantil sirve para orientar a los padres sobre el momento más oportuno para proteger a sus hijos contra enfermedades como el sarampión, la rubéola o la hepatitis. Las vacunas se dan en centros habilitados especialmente por Sanidad y no es preciso cita previa. Su cumplimiento es de carácter voluntario y abarca desde el primer mes de vida del bebé hasta los 16 años, momento de la vacuna contra el tétanos y la difteria. El año pasado su grado de cobertura se elevó al 95% en niños y el 97% en adolescentes. Además de adelantar la vacuna contra la hepatitis B y la triple vírica, otra novedad radica en que se añade una dosis más de vacuna contra la tos ferina, que se inoculará a los seis años. De esta forma, serán cinco las dosis contra esa enfermedad que recibirán los pequeños si cumplen con el recorrido del nuevo calendario. Éstos son los cambios más significativos, aunque también hay modificaciones en la forma de administrar algunas vacunas. Las dosis contra la hepatitis B, la difteria, tétanos, tos ferina y la bacteria causante de la meningitis se administrarán como hasta ahora a los dos, cuatro y seis meses, pero desde el 1 de enero se hará de un solo pinchazo y no en dos como ocurre en estos momentos. Mientras, la vacuna contra la poliomelitis se seguirá suministrando por vía oral.

Por lo que se refiere a la adaptación al nuevo calendario, la vacunación contra la hepatitis B a todos los recién nacidos se iniciará a partir del 1 de enero, aunque en la práctica será el 1 de marzo porque la primera dosis se inyecta a los dos meses. El resto, es decir, los niños nacidos con anterioridad a esa fecha continuarán vacunándose cuando cumplan los 13 años hasta que todos ellos estén inmunizados, momento en el que se suprimirá la dosis a esa edad.

El cambio en la triple vírica se iniciará también a partir de enero próximo para los pequeños que cumplan cuatro años durante el 2000. Los que ahora tienen entre cinco y once años se vacunarán en una campaña extraordinaria que se desarrollará en los centros escolares durante el ejercicio entrante dentro de un plan especial de erradicación del sarampión.

La vacunación contra la difteria, el tétanos y la tos ferina en los niños de seis años comenzará en el momento en que el Departamento de Sanidad disponga de la nueva vacuna, que probablemente será en el mes de enero.

El consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, presentó ayer el nuevo calendario y justificó los cambios por "la eficacia y seguridad" que supone adelantar algunas vacunas; porque es operativo y aceptable socialmente, lo que se traduce en que para los padres resulta cómodo. A modo de ejemplo, Inclán destacó que "cuando se introdujo la vacuna contra la hepatitis B se logró reducir la incidencia de esta enfermedad de 114 casos en 1990 a 51 en 1998. Este año llevamos 24. La incidencia del sarampión ha bajado de 42,5 casos por 100.000 habitantes en 1991 a tan sólo 0,1 en 1998".

La tos ferina también ha registrado un brusco descenso. Si en 1991 afectó a 24,7 personas por cada 100.000 habitantes, en 1998 este índice se redujo a 0,3 casos. La difteria y el tétanos neonatal han desaparecido prácticamente. Sin embargo, el consejero alertó de que la protección en los adultos frente al tétanos "no es óptima". Periódicamente se produce algún caso, por lo que entre las recomendaciones que incorpora el calendario de vacunación se encuentra la de suministrar una dosis de recuerdo cada diez años a partir de colocar la última, en el momento de cumplir los 16 años. "No debemos bajar la guardia a pesar de la alta cobertura porque los niveles de vacunación existentes en Euskadi son un bien a preservar", zanjó el titular de Sanidad.

El Gobierno destinará 321 millones de pesetas para adquirir las dosis de vacunas necesarias, cantidad a la que hay que añadir otros 107 millones de pesetas correspondientes a la triple vírica que, aunque se administrará en el año 2000, el departamento ha comprado ya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1999

Más información

  • La segunda dosis contra el sarampión, rubéola y parotiditis pasa de los 11 a los 4 años