Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Ortografía

La Academia Española ha convertido en éxito editorial su prontuario ortográfico. Una hábil campaña de imagen y la colaboración de algunos medios han implementado el interés que estas cuestiones deben suscitar en los habitantes cultos. Tengo delante de mí el modesto folleto que en 1974 imprimió, conteniendo sustancialmente las mismas normas que ahora, pero a mil leguas de su elegante diseño y con un mayor y didáctico desarrollo de las cuestiones más problemáticas y una adecuada modernización. Que yo sepa, es la primera vez que se edita la Ortografía con la explícita concurrencia de las restantes academias asociadas.No supone el librito un gran salto respecto a las Nuevas normas de 1959, pero incorpora algunos elementos de interés. Así, por ejemplo, en los monosílabos fie, guion, hui, Sion, etcétera, que en consonancia con planteamientos anteriores son tratados como palabras carentes de diptongo, aunque la Academia admite la acentuación bisílaba anterior. Algo similar sucede con las formas verbales compuestas del tipo de acabose, marchose, mantente, etcétera, que pueden ya escribirse sin acento, aunque se acepte la norma anterior (acabóse, etcétera). La Academia se muestra igualmente abierta con la acentuación en los pronombres demostrativos (este, ese, aquel). Y aquí hemos de reconocer que muy pocos han seguido a la Academia en sus criterios de solamente tildar los demostrativos en caso de ambigüedad, que es lo más razonable, y así lo ha hecho ella en sus publicaciones. Igual sucede con la duplicidad del adjetivo y del adverbio solo, donde la Academia admite la acentuación del adverbio en consonancia con la subjetividad del hablante, si éste percibe ambigüedad.

El hablante es conservador por naturaleza, y, en este sentido, abunda el sustancioso prólogo, que recuerda la posición progresista de las primeras decisiones de la institución hasta mediados del siglo XIX, cuando debió intervenir, con la sanción oficial, para poner término al caos que comenzaba a producirse. Esta circunstancia determinó una posición conservadora, que no era la habitual hasta entonces, pues la Academia había establecido puntos de vista en algunas cuestiones concordantes con los de Andrés Bello, el gran gramático, que consiguió establecer sus normas, mucho más avanzadas, en Chile y en otros lugares de la América Latina, hasta que en 1927 se dio por concluido el cisma.

Cuando hace un par de años lanzó Gabriel García Márquez su heterodoxo y jocundo discurso contra la ortografía conservadora, no hablaba en el vacío, ni incurría en la mera boutade, como creyeron algunos. Pues esa reforma ortográfica espera al español, antes o después. Uno no cree que su prodigiosa unidad se base en la ortografía solamente; la cultura agraria y, como tal, arcaizante, en la que viven muchos millones de hispanohablantes, es responsable, al menos en igual medida, de la cohesión idiomática. Con cerca de cuatrocientos millones de hablantes, grandes bolsas de analfabetismo y la expectativa de una inevitable industrialización en esas áreas agrarias, la simplificación ortográfica será un arma decisiva a favor de una lengua que carece hoy, y es casi seguro que seguirá careciendo mañana, de la hegemonía política y comercial que sustenta a la lengua inglesa, mucho más fragmentada hoy que la española.

Para ir haciendo camino, no es mucho pedir que vayan proponiéndose, al menos como medidas facultativas, el uso de la jota para el sonido velar y sordo (*jenio, no genio, *jirar, no girar, como hereje y cajita) y la ese para la equis en palabras como esquisito, escavar, esterior. En suma, algunas de las innovaciones que introdujo en sus libros Juan Ramón Jiménez, muy latinoamericano en sus posiciones y felizmente citado en el prólogo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 1999