Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palma acoge una muestra fotográfica del exilio español en México

Palma de Mallorca

Una parte importante del archivo fotográfico del exilio republicano español en México y una síntesis del tratamiento periodístico que recibió en aquel país la guerra civil española son el eje central de la exposición que, por primera vez en España, se muestra desde hoy en Palma de Mallorca. ¿Por qué España? La guerra civil y el exilio español en México es el título de esta muestra, organizada por el Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano (CEFPSVLT), de México, la Consejería de Presidencia del Gobierno balear, el Centro de Cultura de Sa Nostra y la Universidad de las Islas (UIB). El secretario académico del CEFPSVLT, Raúl Gutiérrez Lombardo Toledano, explicó ayer que este centro decidió recopilar el material gráfico existente de los exiliados españoles en México al cumplirse el 60º aniversario del final de la guerra civil. La exposición muestra los antecedentes históricos de cómo era México a finales de la década de los treinta, cómo se manifestó la opinión pública de aquel país sobre el conflicto español y cómo se ayudó a los republicanos, así como testimonios gráficos del exilio de éstos en aquel país.

La muestra incluye un conjunto de escritos temáticos y fotografías que plasman algunas vivencias, "con el fin de fomentar el análisis y la reflexión en torno a los hombres, mujeres y niños involucrados en esta circunstancia", según la comisaria de la exposición, Rosa María Souza, hija de un fotógrafo español exiliado en México.

Gutiérrez aseguró que para México la guerra civil española "resultó muy positiva", toda vez que más de 30.000 profesionales de todo tipo se exiliaron en este país latinoamericano. México se recuperaba de su propia guerra civil, aunque todavía era un país agrario, semifeudal, empobrecido y con una población poco numerosa, por lo que la llegada de médicos, abogados, artistas, técnicos, catedráticos e intelectuales españoles "fue una inyección que permitió potenciar nuestro desarrollo industrial". Además, la integración de los exiliados españoles "sirvió de ayuda para acabar con el complejo de inferioridad de los mexicanos y con el complejo de conquistadores de los españoles", añadió Gutiérrez

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 1999