Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO PINOCHET

Londres dice que recibió de Madrid instrucciones contrarias a recurrir la libertad de Pinochet

ENVIADO ESPECIALLa Fiscalía de la Corona británica envió una carta a la Audiencia Nacional la noche del pasado martes en la que solicitaba instrucciones precisas sobre si España recurrirá un eventual fallo contra la extradición del general Augusto Pinochet, cuya sentencia se conocerá mañana viernes, a raíz de que dos representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores español transmitieran a la Fiscalía británica instrucciones que contradicen la inicial cursada por el juez Baltasar Garzón, en la cual instaba a presentar el recurso.

Ayer, el juez a cargo del juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, libró, en ausencia de Garzón, un oficio por el cual ratifica la carta enviada el 1 de octubre por el juez Baltasar Garzón a la Fiscalía de la Corona británica según la cual se debe recurrir la sentencia si ésta declara libre a Pinochet. Del Olmo reproduce en su oficio una carta cursada el 1 de octubre por el juez Garzón a la Fiscalía británica que insta a presentar los recursos previstos por la ley si el magistrado de extradición, Ronald Bartle, falla mañana en contra de la extradición y pone en libertad a Pinochet.Del Olmo ha enviado, asimismo, la instrucción del juez Garzón al Ministerio de Justicia para que se envíe por vía diplomática a Londres. En paralelo, el citado juez ha enviado un fax a la Fiscalía de la Corona en la que informa de su resolución y un telegrama anunciando que la documentación estará en Londres antes de las once de la mañana (las doce hora peninsular española). Si el magistrado Bartle fallase en contra de la extradición, Pinochet quedaría en libertad, pero si al mismo tiempo la Fiscalía anuncia la presentación del recurso, el ex dictador no podría abandonar el Reino Unido y tendría que esperar el resultado de la apelación ante el Alto Tribunal de Justicia primero y la Cámara de los lores más tarde.

La confirmación del juez Del Olmo tuvo lugar ayer como respuesta, según puntualiza el propio magistrado, a una carta de la Fiscalía de la Corona, recibida en la Audiencia ayer, que ha sido incorporada a la pieza separada de extradición. En dicha carta, uno de los responsables del caso Pinochet en la Fiscalía británica, Brian Gibbins, da cuenta de una visita que le realizaron en Londres, en la tarde del martes, dos representantes del Ministerio español de Asuntos Exteriores. Se trata, según informó EL PAÍS ayer, del subdirector del gabinete técnico de la secretaría del Ministerio de Asuntos Exteriores, Miguel Aguirre de Cárcer, y de una funcionaria de la Embajada española en Londres, la abogada Carmen de la Peña.

Según la conversación mantenida en el despacho de la Fiscalía de la Corona, y de cuyos aspectos da cuenta el abogado Gibbins en la carta enviada al juez Garzón, "el señor Aguirre explicó que las decisiones sobre los recursos que deben presentarse aún están pendientes de ser adoptadas en Madrid. Según dijo, no estaba en condiciones de decir si en el caso de que el magistrado fallase contra España nos darán instrucciones para presentar recurso o no". Y añade: "Tampoco podía confirmar si las reuniones para adoptar una posición podrían tener lugar antes del viernes".

Gibbins continúa con el relato: "Le informé de que había recibido un fax suyo [de Garzón] con instrucciones para recurrir el fallo y ante mi pregunta de si en ausencia de instrucciones escritas de su departamento procederíamos de acuerdo con esas órdenes, se negó a confirmarme si debería actuar así". En la carta, Gibbins explica su propia reacción : "Le dije que su posición era inaceptable. Que actuamos como agentes del Estado español y que sólo podemos proceder a presentar un recurso de apelación si somos instruidos claramente para hacerlo. No podemos considerarnos instruidos para recurrir si una parte del Estado español da órdenes que parecen estar en conflicto con otra parte del Estado". En otra parte , el punto quinto de la carta, Gibbins refiere que Aguirre "dijo entender nuestra posición y que ya volvería a ponerse en contacto con nosotros". En su carta, Gibbins da cuenta de la importancia de la visita realizada por los dos representantes del Ministerio español de Asuntos Exteriores. "Tengo que consultar con el director de la Fiscalía Pública las dificultades que han surgido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1999

Más información

  • El juez de la Audiencia Del Olmo ratifica que un fallo adverso a España debe ser apelado