Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO PINOCHET

Carta de la Fiscalía británica

Octubre 5 de 1999, de Brian Gibbins [Fiscalía de la Corona] con copia a la señora Carmen de la Peña [abogada en la Embajada española en Londres].Querido juez Garzón: Como le he manifestado en nuestra conversación de hoy, a través de Jean Pateras [intérprete de Sctoland Yard] le confirmo lo siguiente:

1. Esta tarde me visitaron Miguel Aguirre del Ministerio de Asuntos Exteriores español [Madrid] y Carmen de la Peña, abogada de la Embajada española en Londres.

2. El principal objeto de su visita fue obtener asesorameinto detallado de mi parte sobre las potenciales apelaciones que pueden ser presentadas por ambas partes [España y Pinochet] tras la sentencia del magistrado del [próximo] 8 de octubre de 1999.

3. El señor Aguirre explicó que las decisiones sobre los recursos a presentar aún están pendientes de ser adoptadas en Madrid. Según dijo, no estaba en condiciones de decir si en el caso de que el magistrado fallase contra España [libertad de Pinochet] nos darán instrucciones para presentar recurso o no. Tampoco podía confirmar si las reuniones para adoptar una posición podrían tener lugar antes del viernes.

4. Le informé que había recibido un fax suyo [se refiere al fax del juez Garzón del viernes 1 de octubre con instrucciones para recurrir el fallo y ante mi pregunta de si en ausencia de instrucciones escritas de su departamento procederíamos de acuerdo con esas órdenes [se refiere a las ya dadas por el juez Garzón para recurrir], se negó a confirmarme si debería actuar así.

5. Le dije que su posición era inaceptable. Que actuamos como agentes del Estado español y que sólo podemos proceder a presentar un recurso de apelación si somos instruidos claramente para hacerlo. No podemos considerarnos instruidos para recurrir si una parte del Estado español [el juez Garzón] da órdenes que parecen estar en conflicto con otra parte del Estado [el ministerio de Asuntos Exteriores].Dijo entender nuestra posición y que volvería a ponerse en contacto con nosotros.Entiendo a través de la señora Pateras [intérprete] que usted mantiene sus claras instrucciones de que apelemos en el caso de que el magistrado rechace la extradición [de Pinochet] y que el Gobierno sólo puede ordenarnos lo contrario por escrito. cosa que no ha hecho. Le hago notar que otras consideraciones que se nos hicieron llegar por canales diplomáticos en diciembre de 1998 y con los sellos del ministerio de Asuntos Exteriores nos piden que realicemos todas las apelaciones necesarias. Entiendo que su fax de la semana pasada [viernes 1 de octubre] en el que nos ordenaba apelar ha sido también tramitado por canales diplomáticos.

Tengo que consultar con el director de la Fiscalía Pública las dificultades que han surgido. Para poderle ayudar a tomar una decisión, me permito solicitarle en primer lugar que use su influencia para garantizar que sus órdenes nos son enviadas a través de canales diplomáticos y mensajeros urgentes para que lleguen mañana [por el miércoles 6 de octubre]. En segundo lugar, ¿podría usted pedir a Madrid [ministerio de Exteriores] que emita instrucciones claras por escrito que coincidan con las suyas? Finalmente ¿puede usted mandarme por fax una carta con carácter urgente estableciendo por qué su posición debe prevalecer, de acuerdo con la ley española, sobre la de las alegaciones orales del señor Aguirre hechas hoy ?

Sinceramente suyo, Brian Gibbins.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1999