Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fabricantes de vitaminas pactan una multa de 171.000 millones

Las empresas que fabrican el 80% de las vitaminas que se consumen en el mundo han llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia de EEUU para pagar una fuerte sanción a cambio de la retirada de una demanda antimonopolio. Las seis compañías implicadas en el fraude pagarán 1.100 millones de dólares (171.600 millones de pesetas) si el juez acepta el acuerdo. Según una información anticipada por The Washington Post, el magistrado encargado del caso puede aceptar el compromiso en las próximas dos semanas. Con él se pondrá fin a las investigaciones que descubrieron una conspiración sistemática en los últimos ochos años: los fabricantes de vitaminas celebraban cumbres periódicas en las que fijaban ilegalmente los precios del mercado y se repartían el sector en función de sus pactos financieros. En algunos casos llegaron a retirar del mercado determinada vitaminas para obligar al consumo de productos alternativos de los que tenían excedentes almacenados.

La confabulación se diseñaba en las reuniones secretas que mantenían los directivos en residencias de lujo repartidas por el mundo. A cada compañía se le asignaba un nivel de ventas e ingresos que se conseguía manipulando conjuntamente los precios de las vitaminas. En reuniones posteriores, los responsables de esta trama se aseguraban de que los miembros del cartel ajustaban sus ventas a lo acordado.

El reparto del dinero

La mayor parte de la sanción irá a parar a las grandes empresas consumidoras de vitaminas, que son principalmente los productores de alimentos elaborados, desde cereales hasta refrescos. El acuerdo establece un reparto salomónico de la multa: el dinero irá a parar proporcionalmente a las compañías que pagaron un sobreprecio por las vitaminas que compraban. El Departamento de Justicia ya había impuesto una multa de 750 millones de dólares (117.000 millones de pesetas) a las compañías implicadas, que tienen su sede en Europa: F. Hoffman La Roche (Suiza), BASF AG (Alemania) y Rhone-Poulenc SA (Francia). Las conversaciones entre acusados y acusadores determinaron que los precios fueron "engordados" en un 20% en la última década; es en función de ese porcentaje como se ha llegado a la indemnización actual, que se repartirá entre las 1.000 empresas que sufrieron el aumento artificial de los precios. Los 50 bufetes de abogados que han participado en la demanda han reducido su tarifa habitual y cobrarán "sólo" 125 millones de dólares (19.500 millones de pesetas).

Los términos del acuerdo no obligan a que las empresas que reciben la indemnización la trasladen al consumidor final mediante una bajada de los precios, a pesar de que la llamada "conspiración de las vitaminas" ha podido repercutir en los precios de venta al público de productos tan consumidos como la Coca-Cola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1999