Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Massera tendrá que indemnizar a las víctimas de la dictadura

Por primera vez, la Justicia argentina ha condenado a un alto responsable de la última dictadura militar (1976-1983) a pagar una indemnización por violaciones a los derechos humanos. La Corte Suprema ha confirmado la sentencia que condena al almirante Emilio Massera, de 73 años, antiguo jefe de la Marina y cerebro de la dictadura a desembolsar 120.000 pesos (unos veinte millones de pesetas) en concepto de indemnización a Daniel Tarnopolsky, único superviviente de una familia que tras el golpe de 1976 fue secuestrada y, desde entonces, está desaparecida. Dicha cantidad es el 12% del millón de pesos (unos 160 millones de pesetas) con que el Estado deberá indemnizar a Tarnopolsky, según la sentencia ratificada por el alto de tribunal argentino.El fallo sienta un importante precedente ya que hasta ahora la indemnización de las víctimas de la dictadura corría por cuenta exclusiva del Estado. A partir de ahora, otros destacados represores acusados de secuestro y desaparición de detenidos pueden ser condenados a resarcir económicamente a los familiares de sus víctimas.

El Supremo ha desestimado la argumentación del Estado de que el delito había prescrito, ya que los hechos ocurrieron en julio de 1976 y la demanda presentada por el único superviviente de la familia Tarnopolsky se inició en 1987. La sentencia señala que "mientras no se establezca el destino o paradero de la víctima desaparecida" el delito tiene carácter permanente. Dicha figura está recogida en la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas aprobada en 1994 por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El almirante Massera está procesado y detenido en su domicilio por el robo de hijos de detenidas-desaparecidas que dieron a luz en el centro de detención y tortura de la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA). En el juicio a las juntas militares de la dictadura, que tuvo lugar en 1985, fue condenado a cadena perpetua por los delitos de secuestro, tortura y homicidio. Posteriormente, recuperó la libertad cuando el presidente Carlos Menem llegó al poder y dictó un indulto para todos los militares condenados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 1999