Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cortés lamenta la poca repercusión de los actos del 'año Velázquez'

El secretario de Estado de Cultura, Miguel Ángel Cortés, protestó ayer en Santander por la poca repercusión internacional que están teniendo las celebraciones del año Velázquez, que conmemoran el cuarto centenario del nacimiento del pintor. "El museo del Prado debería darle vueltas al asunto", propuso, al tiempo que reconocía que el éxito de público que reclama se logra en otros países europeos donde se organizan festejos semejantes. Cortés defendió la gestión del Ministerio que representa y achacó al sistema educativo el escaso interés que despiertan los clásicos.La crítica a la organización del año Velázquez era directa. "Se ha hecho mucho, y también queda mucho por hacer. No queda sólo este lamento. Pero lo que digo es que en otros sitios se tiene más público", aclaró, y explicó que hacía esta reflexión en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo como "foro de reflexión". La base del problema está en los planes de estudio, que, según el análisis de Cortés, no vinculan la cultura con la educación.

Con el ejemplo del cuadro Las Lanzas, Cortés ironizó sobre la dificultad que un universitario puede tener para disfrutar del conocido lienzo si es incapaz de situar Breda en un mapa. También insistió en la necesidad de fomentar el estudio de los clásicos y calificó como dramático que en los institutos ya no se estudie historia sagrada y mitología. "Si tenemos la suerte de que hayan visto la película de Disney sobre Hércules, ya sabrán algo", comentó. A los jóvenes les faltan, en su opinión, los referentes culturales básicos.

Pero en lo que insistió con especial dedicación durante la apertura del seminario El tiempo de Velázquez. Arte y política en la España del siglo XVII fue en la importancia de fomentar más estas celebraciones para buscar el éxito de público nacional e internacional. "¡Con lo mucho que tenemos aquí!", exclamó.

Las goteras del Prado

El secretario de Estado de Cultura se refirió también a la búsqueda de los restos de Velázquez con el argumento de que "las obras no resultaron tan caras". "Se estaban haciendo unas prospecciones arqueológicas de una zona de Madrid que había que hacer. Si, además, aparecen unos restos, se les dará un digno traslado, pero no era ésa la función", explicó.Sobre las goteras del museo del Prado, el secretario de Estado reconoció que la obra aún no se ha recibido porque se están efectuando las pruebas de resistencia. "A lo mejor, sí", fue la lacónica respuesta a la cuestión de si habrá influido un verano sin lluvias en el hecho de que el Prado no se inunde.

Las obras en las cinco sedes del museo del Prado estarán concluidas en el 2004, mientras que a las de la reproducción de las cuevas de Altamira en Santillana no quiso ponerle fecha. "Hay algún retraso sobre los plazos previstos, pero eso casi forma parte del guión. Para no tener que decir luego que ha habido retrasos, mejor no decimos fechas. Digamos que en el 2000 estarán abiertas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999