Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El origen de las células complejas se adelanta mil millones de años

Científicos australianos encuentran microfósiles primitivos

Las células con núcleo más primitivas que se conocían tenían 1.800 millones de años de antigüedad. En casi mil millones de años se adelanta ahora su origen, a raíz del descubrimiento de un grupo de investigadores australianos, que han encontrado pruebas de que ya existía este tipo de células complejas hace 2.700 millones de años. Los científicos entran así en el misterioso mundo de la paleobiología más primitiva.

Las células con núcleo (eucarióticas), como las de los animales y las plantas, no han sido los primeros habitantes de la Tierra. Antes que estos organismos complejos estaban las bacterias -células sin núcleo, o procarióticas-, que debieron ser terrícolas muy tempranas: hay evidencias de bacterias de hace unos 3.800 millones de años, y el origen del planeta ronda los 4.500 millones.En realidad, los científicos australianos que presentan hoy su hallazgo en la revista Science no han encontrado directamente células eucarióticas, sino una pista inconfundible de ellas: unas moléculas que sólo pudieron ser producidas por organismos de ese tipo.

"Me ha llevado dos años creérmelo", ha comentado Jochen Brocks, físicoquímico de la Universidad de Sydney (Australia) y líder del equipo investigador, informa Reuters. El problema es que las rocas -los sedimentos del pasado- donde cabría buscar restos de organismos tan antiguos han sufrido todo tipo de metamorfosis geológicas, debido a las altas presiones y temperaturas, deformaciones y alteraciones de la dinámica terrestre. Encontrar en ellas cualquier rastro de la vida remota parecía imposible.

Brocks y sus colegas buscaron rocas mínimamente alteradas y las encontraron en Australia occidental, en muestras extraídas de perforaciones subterráneas. Lo primero que hicieron fue comprobar que los sedimentos no estaban contaminados con sustancias jóvenes. Sólo después emprendieron la difícil búsqueda de rastros biológicos. "No es algo como un hueso o unas conchas, cosas duras que se conservan bien", ha dicho Brocks. Para encontrar estos microfósiles "hay que sacar láminas de la roca y examinarlas con microscopio".

Así lograron identificar el rastro de un grupo de moléculas (lípidos) que sólo pueden ser producidas por células eucarióticas. Esto supone que una característica de la fisiología de estas células complejas, la capacidad de sintetizar tales moléculas, se remonta a 2.700 millones de años, señala Andrew H. Knoll, especialista de la Universidad de Harvard, en el mismo número de Science. Pero también puntualiza que a partir de este descubrimento "sólo se pueden hacer inferencias limitadas acerca de la vida en conjunto de los organismos que sintetizaron los esteroles [las biomoléculas descubiertas por los australianos]". Los biólogos entran así en el oscuro pasado de la vida primitiva.

"Estos fósiles son las moléculas biológicas más antiguas de todo el mundo.", afirma el investigador de Sydney. "No se sabía que pueden sobrevivir tanto tiempo en la Tierra moléculas complejas. Nuestro hallazgo cambiará el punto de vista convencional acerca del papel de la temperatura y el tiempo en la conservación de material orgánico, y abre la posibilidad de encontrar fósiles moleculares aún más antiguos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1999