Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En cuatro años apenas aumenta la superficie de tierra cultivada

El total de la superficie destinada al regadío en la Comunidad Valenciana apenas ha variado desde 1994 a 1998, ya que sólo aumentó 4.287 hectáreas, mientras que el área destinada a los cultivos de secano descendió en casi la misma cifra, lo que supone que la superfice total de tierra cultivada en las tres provincias valencianas sólo haya aumentado en 68 hectáreas, situándose en 1998 en 2.326.042 hectáreas, según los datos facilitados por la Consejería de Agricultura. Valencia fue la única provincia en que se aumentó la superficie de cultivo, con un incremento de 3.109 hectáreas. Por contra en Castellón se redujeron en 3.041, mientras que en Alicante se mantuvieron. El aumento de superficie corresponde al incremento destinado a cultivos de regadío, 1.940 héctareas en Valencia, 1.595 en Alicante, 752 en Castellón. La superficie de secano bajó en 4.219 hectáreas en la Comunidad Valenciana entre 1994 y 1999, según Agricultura. Por provincias, descendió en este periodo en unas 1.595 hectáreas en Alicante, unas 3.793 en Castellón, aunque en Valencia subió 1.169 héctareas. En este sentido, el responsable de aguas de La Unió, José Ramón Urban, explicó que la reducción en los terrenos de secano es consecuencia de los tratados preferenciales suscritos por la Unión Europea con terceros países, que han provocado que el agricultor abandone "poco a poco" sus tierras al no poder competir. Respecto al incremento en regadío, Urban considera que sólo se debe aumentar en los "riegos de interés social", es decir, por motivos de nuevos asentamientos de poblaciones o para la mejora de las rentas de los agricultores en áreas concretas. La postura de La Unió es mejorar y consolidar los regadíos, pero no aumentarlos porque "aunque se mejoren las condiciones hídricas, la Política Agraria Comunitaria (PAC) impone restricciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 1999