Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Littin opina que el arte ha de tener un elemento lúdico

El cineasta chileno finaliza su último filme y anuncia una nueva novela

"El arte ha de tener un elemento lúdico esencial que es la alegría. Si no, termina por no entusiarmar a la gente. Basta de personajes siniestros que ensombrecen nuestras vidas". Miguel Littin, militante creador al estilo renacentista que se define como cineasta, director teatral, pintor y escritor, regresa a su Chile natal después de tres meses de trabajo cinematográfico en España, donde ha culminando su última película, Tierra de Fuego, y cerrado su nueva novela, El viajero de las cuatro estaciones.

Miguel Littin (1942) continuará ejerciendo, además, de alcalde -socialista- en su pueblo natal, Palmilla, una comunidad de 12.000 habitantes donde el 80% de los vecinos le ha pedido que continúe. El cineasta elogia el momento del cine español: "Me gusta mucho. Ahora se hacen las películas que hace décadas se decía que se tenían que hacer". Destaca la permanencia de Saura, la innovación de Almodóvar y la profundidad de Bollaín, y pondera también la labor de Benito Zambrano en Solas. Littin evita referirse con todas las letras al general Pinochet y lo define como una "momia cubierta de armaduras" y "un hombre que no existió jamás". Pero advierte de que "sería un atropello a la condición humana" y "una torpeza política" que su extradición a España quedara soslayada.El cineasta comenta que el pasado miércoles dio el toque final en Barcelona a su último filme, Tierra de Fuego, basado en una novela de Francisco Coloane e interpretada, entre otros, por Nacho Novo y Ornella Mutti. "Es un relato de emigrantes, con la vida de la aldea, el primer amor, las condiciones que le llevaron a la búsqueda de la fortuna y cómo termina en un ejército multinacional de viajeros y pordioseros que, con un rumano al frente, conquista Tierra de Fuego".

"El destino tiene más de 40caminos", asevera Littin al explicar el contenido de su última creación literaria, la novela El viajero de las cuatro estaciones (Seix Barral). La trama se inicia en una isla griega donde el protagonista escapa de la IGuerra Mundial. " Va a América en busca de la felicidad perdida en Europa y en el camino encuentra a 40 mujeres árabes a las que protege de agresiones y violaciones en el barco, y entonces ellas corrigen el destino del personaje porque no le dejan bajar hasta que llega a Chile".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999