Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo telescopio "Chandra" de rayos X ya está en el espacio

El "Columbia" fue lanzado ayer en la primera misión comandada por una mujer

Al tercer intento, tras los fallidos el martes y el jueves pasados, salió ayer al espacio el transbordador espacial Columbia con el telescopio de rayos X Chandra en la bodega, la mayor carga que una de estas naves ha llevado nunca. La misión, la primera de la NASA que comanda una mujer (Eileen Collins), durará cinco días. Siete horas después del despegue, los astronautas colocaron en órbita el Chandra.

El espectacular lanzamiento nocturno del transbordador, debido a las exigencias de puesta en órbita del telescopio, estuvo salpicado de problemas, que surgieron durante los primeros minutos de vuelo, informa Reuters. Primero Collins (42 años, coronel de las fuerzas armadas) notó una caída del suministro eléctrico de los motores; el cortocircuito duró medio segundo y afectó a los ordenadores encargados de controlar dos de los tres motores, que fueronmantenidos en funcionamiento por los computadores de reserva. Poco después, el transbordador se quedó sin combustible. en concreto le faltaron 1.800 kilos de oxígeno líquido, por lo que los motores principales de la nave se pararon tres o cuatro segundos antes de lo debido. El depósito llevaba unos 540.000 kilos de combustible.Como consecuencia de este problema, el Columbia se quedó en órbita 12 kilómetros más abajo de lo previsto, una distancia que remontó fácilmente con los pequeños motores propios de la nave.

El lanzamiento se hizo a las 6.31 de la mañana, hora peninsular española. Siete horas después, la tripulación del Columbia (integrada por cinco astronautas) desplegó el Chandra para su puesta en órbita. El gran telescopio de rayos X de la NASA trabajará en una órbita muy elíptica alrededor de la Tierra, con una aproximación mínima a la superficie de nuestro planeta de 9.936 kilómetros y un alejamiento máximo de 139.104 kilómetros. La distancia permitirá las observaciones astronómicas sin perturbaciones. Pero, para alcanzar esa posición, el telescopio, ya de por si enorme, necesitaba un sistema de propulsión propio para colocarse en orbita. En total, el sistema Chandra pesaba ayer 23.000 kilos, la mayor carga que ha llevado nunca un trasnbordador.

El Chandra es un proyecto que comenzó su andadura hace 20 años y que ha sufrido varios retrasos. Su nombre es el diminutivo que utilizaban los amigos de Subrahmanyan Chandrasekhar, astrófísico de origen indio que calculó por primera vez la masa que debe tener una estrella para generar un agujero negro al colapsarse. De hecho, el Chandra pasará la mayor parte de su tiempo de observación, durante los cinco años que debe funcionar, estudiando regiones asociadas a hipotéticos agujeros negros. En general, su misión es estudiar fuentes en el universo que emiten en rayos X, normalmente asociadas a fenómenos muy violentos.

Ahora mismo, el Chandra es el más potente telescopio de rayos X que existe, con una resolución ocho veces superior a cualquier otro observatorio de este tipo. Pero no estará sólo mucho tiempo: a finales de este año la Agencia Europea del Espacio (ESA) lanzará su propio telescopio de rayos X, el XMM, que complementará al estadounidense. Ambos observatorios son similares por su aspecto y modo de operación. Pero, como dice la ESA, mientras el Chandra será un gourmet que examinará con sus dos instrumentos científicos las emisiones de rayos X con gran resolución, el XMM será un gargantúa que tragará muchas fuentes a la vez, y rápidamente, con su gran área colectora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de julio de 1999