Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La espera para una fecundación asistida en la sanidad pública es de hasta cuatro años Los afectados piden a la Generalitat que aborde la esterilidad como una cuestión seria

Las parejas estériles que deciden recurrir a la fecundación asistida en Cataluña deben apuntarse a una lista de espera que tiene una demora de entre tres y cuatro años si optan por la sanidad pública o pagar, las que pueden costeárselo, un mínimo de 800.000 pesetas en un centro privado, donde normalmente pueden someterse al tratamiento de forma inmediata. La asociación Genera, que asesora a las personas con problemas de esterilidad que desean tener un hijo, recibe continuas quejas de parejas afectadas por algún grado de esterilidad, que reclaman más centros públicos autorizados para practicar la fecundación in vitro.

Varios estudios señalan que en Cataluña hay unas 90.000 personas en edad de procrear estériles, de las que la mitad buscan una solución médica a su problema. El Departamento de Sanidad no concretó a lo largo de la pasada semana el número de personas que hay en lista de espera para someterse a un tratamiento de fecundación en los dos únicos centros públicos que en Cataluña aplican esta técnica: el hospital de Sant Pau y el Clínico de Barcelona. En el ámbito privado, son 16 los centros autorizados para realizar la fecundación in vitro, la técnica de reproducción asistida más habitual. Numerosas parejas que se han dirigido a la asociación Genera aseguran que se han apuntado a listas de espera de hasta cuatro años. El PSC ha formulado varias preguntas a la Generalitat para que facilite los datos de que dispone Sanidad sobre el número de personas que esperan ser sometidas a programas de reproducción asistida en la sanidad pública y el tiempo que deben aguardar. La diputada socialista Marina Geli destaca la necesidad de que se autoricen más centros públicos para técnicas de fertilización y que exista al menos uno en cada capital de provincia. Según Geli, la concertación de este servicio con centros privados sería una solución. PASA A LA PÁGINA 5

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 1999