Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EEUU culpa al "régimen" de Pinochet por los atentados contra Prats, Leighton y Letelier

ENVIADO ESPECIALUn memorándum del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos responsabiliza al Gobierno del general Augusto Pinochet de haber "puesto en el punto de mira a selectos opositores" en el exterior y de haber llevado adelante operaciones que, bajo el paraguas de la Operación Cóndor, desembocaron en los atentados que costaron la vida al general Carlos Prats en Buenos Aires, a Bernardo Leighton en Roma, quien sobrevivió y más tarde falleció, y a Orlando Letelier en Washington. EEUU atribuye responsabilidad a Pinochet por estos tres atentados.

La secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Seguridad, Glyn Davies, explica "en nombre del Presidente" Bill Clinton que, como en los casos de El Salvador, Guatemala y Honduras, se ha adoptado la resolución de revelar información clasificada sobre los abusos y violaciones de derechos humanos y terrorismo y otros actos de violencia política "durante y previamente a la era de Pinochet en Chile". Pero junto con el citado memorándum se añade un documento con el sello "desclasificado" en el que la Administración Clinton enumera los casos relevantes: Orlando Letelier, Ronni Moffitt, Michael Moffitt, Charles Horman, Frank Teruggi, general Carlos Prats, Sofía Prats, Bernardo Leighton, Anita Fresno (esposa de Leighton), Carmelo Soria, Jaime Guzmán, general René Schneider, brigadier Alberto Bachelet, Carmen Gloria Quintana, Rodrigo Rojas, Tucapel Jiménez, Juan Alegría Mundalca.

A continuación, se enumeran sitios, incidentes y entidades asociados con incumplimientos en materia de derechos humanos, así como una lista de 21 presuntos responsables, entre los que se encuentra el general Pinochet. Bajo el título "contexto", sigue una narración según la cual el periodo 1968-1970 se caracterizó en Chile "por una creciente violencia izquierdista, incluyendo al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Tras la elección del socialista Salvador Allende como presidente, hubo una creciente violencia por parte de ambos, los opositores y simpatizantes del Gobierno, que incrementó la inestabilidad...".

Y añade: "En septiembre de 1973, un golpe violento llevó al general Augusto Pinochet al poder. Los primeros años del régimen militar estuvieron marcados por serias violaciones de los derechos humanos y, como mínimo, 3.000 personas murieron o desaparecieron. Días después del golpe, numerosas personas detenidas fueron trasladadas al Estadio Nacional, donde muchos murieron. Dos ciudadanos norteamericanos, Charles Horman y Frank Teruggi, estuvieron entre las primeras víctimas del régimen".

El informe dice que "entre las personas presuntamente relacionadas con la desaparición de Horman están el general Augusto Lutz y Víctor Hugo Barria". Asimismo, "la llamada Caravana de la Muerte, presuntamente dirigida por el general Sergio Arellano, produjo la muerte y la desaparición de al menos 70 víctimas en el norte del Chile. Muchas han sido presuntamente detenidas y a veces torturadas en campos como las islas de Dawson y Navarino, Villa Grimaldi, en el navío de instrucción Esmeralda, y en Colonia Dignidad".

En este llamado "contexto" hay otro punto de interés. "Al comenzar 1974, el régimen puso en el punto de mira a opositores seleccionados en el exterior. El general Carlos Prats y su esposa fueron asesinados en Buenos Aires, en 1974. El dirigente democratacristiano Bernardo Leighton y su esposa fueron atacados en Roma, en 1975, pero sobrevivieron al atentado. De particular interés, el ex canciller chileno Orlando Letelier y su colaboradora, Ronni Moffitt, ciudadana norteamericana, fueron asesinados por una bomba en su coche, en Washington DC, en septiembre de 1976. El marido de Ronni Moffitt, Michael, estaba en el coche, pero sobrevivió".

Recuerda que "una investigación en Estados Unidos identificó numerosas personas implicadas en el asesinato de Letelier y Moffitt, incluyendo al general Manuel Contrerras, jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) que junto a su sucesora, la CNI, ha sido, según informes, responsable de numerosos abusos".

El relato señala que "el régimen [de Pinochet], según informes, colaboró con los servicios militares y de inteligencia de otros países suramericanos [el Servicio de Informaciones del Estado de Argentina; Uruguay; Paragua; Bolivia, Brasil; y Perú] para secuestrar o atacar a sus opositores en el exterior, bajo los auspicios de la autodenominada Operación Cóndor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 1999

Más información

  • Un memorándum del Consejo de Seguridad ordena la desclasificación de documentos sobre Chile