Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FIN DE LA GUERRA La intervención aliada

Los aliados entrarán hoy o mañana en Kosovo

Las tropas aliadas de la Kfor deben iniciar hoy su entrada en Kosovo, a medida que se va concretando la retirada serbia. Pero nadie lo confirma oficialmente. Unos hablaban de "entre 24 y 48 horas", otros guardaban silencio. Pero portavoces oficiosos indicaron que al menos un primer destacamento de soldados británicos, franceses y norteamericanos empezará el desminado de la carretera que desde la frontera macedonia conduce a Pristina, para acelerar el establecimiento del cuartel general -la simbólica toma de posesión- en la capital de la provincia.

, Minas, bombas no explosionadas y posibles emboscadas acechan al despliegue. Las tropas llegarán primero a Pristina desde el sur; después ocuparán la zona central entre la capital y la segunda ciudad Pec; y en tercer lugar, el norte, en torno a Mitrovica. El general Michel Jackson, jefe de la operación, no quiso ayer dar detalles. Pero reconoció que aún no se ha decidido qué banderas colgarán de los balcones del cuartel general, algo por lo que muchos disputan. El trecho hasta la capital -de poco más de una hora en circunstancias normales- será accidentado. La carretera Blace-Pristina discurre sobre 12 puentes y bajo tres túneles, todos ellos minados. Aunque los generales serbios "nos han proporcionado mucha información", dijo Jackson, la cautela impera. No se excluyen tropiezos con bombas inexplotadas, minas olvidadas o emboscadas de menor cuantía. "Haremos todo lo posible por minimizar esos riesgos, para la seguridad de nuestras fuerzas y de los refugiados que volverán, pero no podemos erradicarlos completamente", añadió el oficial británico. "El conflicto ha acabado completamente", sancionó Jackson, por lo que "sería estúpido" que los guerrilleros del ELK pretendiesen hostigar a los serbios en retirada. "No toleraremos ninguna provocación del origen étnico que sea", advirtió. El jefe del ELK se comprometió públicamente a no ejercer violencia contra el enemigo que se repliega. A los paramilitares serbios que permanezcan en Kosovo, Jackson les aconsejó que sean pacíficos, convencido de que "no tendrán ganas de enfrentarse a la Kfor". Las fuerzas aliadas -ayer no habían llegado a la capital macedonia noticias de la posible participación rusa, que sería celebrada- tienen tres misiones: evitar la violencia, si es necesario recurriendo a la fuerza, apoyar la acción del ACNUR en favor de los desplazos y retornados, y ofrecer "un nivel básico de ley y seguridad". La agencia de la ONU ya ha completado su plan para la distribución de ayuda. Ha dividido la provincia en siete sectores. Cada capital se ha encomendado a una ONG. Éstas, después de las tropas, serán las primeras en llegar (hay 20 organizaciones europeas coordinadas por ECHO y media docena de norteamericanas), porque son más flexibles y rápidas. Los mandos alemanes de la Kfor, generales de brigada Helmut Harff y Fritz Korff, declaran en su puesto de estacionamiento en Tetovo que entre las fuerzas de la OTAN no está abierta una carrera para ver qué país llega el primero, informa . Los militares esperan que las tropas yugoslavas obedecerán a sus superiores y no plantearán problemas. Harff respondió tajante, a la pregunta de si el ELK se opone al desarme de sus efectivos: "El que se oponga a lo que se ordene experimentará las consecuencias". Los soldados alemanes esperan a que hoy el Parlamento Federal apruebe en Bonn la intervención. Un teniente coronel no se recataba en dar rienda suelta a su sentir: "Los políticos actúan con retraso y luego quieren que nosotros les saquemos las castañas del fuego", mientras que un soldado alemán no ocultaba su nerviosismo y miedo por los francotiradores serbios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 1999

Más información

  • El general Jackson considera que "sería estúpido" que el ELK pretendiera hostigar a los serbios