Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente turco anima a España a participar en las privatizaciones

ENVIADA ESPECIALEl presidente de Turquía, Süleiman Demirel, animó ayer a las empresas españolas a participar en un amplio programa de privatizaciones de empresas públicas turcas, valorado en 100.000 millones de dólares (16 billones de pesetas). Los sectores de interés para España serían los de telecomunicaciones y energía, según el secretario general de la CEOE, Juan Jiménez Aguilar. Ambos participaron junto al Príncipe de Asturias en la clausura del Foro de Inversiones, celebrado en Estambul en paralelo a la feria Expotecnia 99.

"Desde Los Ángeles hasta la Muralla China". Así de ambiciosas son las metas que el presidente turco, Demirel, se marca para las relaciones comerciales entre España y Turquía. Frente a un volumen de intercambios de 2.000 millones de dólares el pasado año, Demirel consideró que se debe "aspirar al menos a 5.000 millones de dólares".

Con este fin, Demirel repasó los amplios programas de desarrollo en infraestructuras que Turquía tiene en marcha y los planes de privatización de empresas públicas. Entre los primeros se encuentra el programa GAP, de infraestructuras, valorado en 3,5 billones de pesetas y en el que ya está prevista la participación de empresas españolas.

Elevado crecimiento

El presidente Demirel añadió una inversión prevista de 30.000 millones de dólares en el sector de la energía y el amplio programa de privatizaciones "en el que los inversores españoles tienen una gran oportunidad". El presidente turco presentó su país como un régimen estable desde el punto de vista político, con un clima laboral homologable al de Europa, un ritmo de crecimiento entre los más altos de la OCDE (el 5%) y una tasa de paro del 6%. La inflación, sin embargo, alcanza el 84%. Aunque la aspiración de Turquía es ser miembro de pleno derecho de la UE, de momento las relaciones se limitan a un acuerdo de unión aduanera desde el año 1996.Jiménez Aguilar afirmó que "una mayor cooperación económica y empresarial entre Turquía y la UE es la mejor garantía de la futura incorporación de Turquía como miembro de pleno derecho". Apostó por que el país reciba "en el menor plazo posible" los fondos financieros comprometidos por la Unión Europea, lo cual permitirá culminar a Turquía los programas de infraestructuras en marcha. Turquía está considerada como un puente comercial hacia otras zonas y así lo destacó el Príncipe de Asturias al afirmar que este país se presenta "como interlocutor y socio más que apropiado para darnos entrada en las economías de las ex repúblicas soviéticas y a los países de Oriente Próximo y de la cuenca del mar Negro". A su vez, "España, que compite en la actualidad en los mercados más exigentes, abre un amplio abanico de posibilidades de colaboración tanto en Europa como en Iberoamérica", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 1999