Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda lleva al Congreso "la contrarreforma" del PP en sanidad

El modelo a combatir es el nuevo hospital de Alzira, promovido por la Comunidad Valenciana, que gobierna el PP. Los grupos parlamentarios de izquierda se han unido para enfrentarse a la privatización de la sanidad y creen que es en Alzira donde el Gobierno de Aznar deja huellas claras de su proyecto sanitario. La Comunidad Valenciana concedió a una empresa privada la gestión hospitalaria en la comarca de Alzira y los grupos del PSOE, IU, Nueva Izquierda, Bloque Nacionalista Galego e Iniciativa per Cataluya-Els Verds piden que el Gobierno se comprometa en el Congreso a no aplicar ese modelo de hospital, "al ser contrario a la legislación vigente". Las izquierdas, que suman 164 diputados, creen que el PP "ha sentado las bases" en 1998 para realizar "una auténtica contrarreforma en el sistema sanitario público". En la propuesta presentada ayer para su debate en el pleno del Congreso aluden, además, a "la necesidad de parar el proceso de privatización desarrollado por el Gobierno", al que piden que "se abstenga de abordar ninguna transformación en los servicios sanitarios públicos que pueda condicionar" las competencias de las Comunidades Autónomas que no han recibido todavía la transferencia del Insalud".La proposición no de ley de la izquierda parlamentaria afirma que el PP "está poniendo en riesgo los intereses generales de los españoles en sanidad", y esgrime varios ejemplos, entre los cuales figura, además de la concesión del hospital de Alzira "a una aseguradora privada", la modificación de la ley del Impuesto de Rendimiento de las Personas Físicas "incentivando fiscalmente la cobertura sanitaria desde las empresas", la aparición de una nueva figura de gestión a través de fundaciones, que va a permitir la utilización de los hospitales públicos "por el sector privado", y la posibilidad de constituir cooperativas sanitarias para los servicios públicos.

El gasto farmacéutico

La izquierda denuncia, también, que el Gobierno "está ocultando los importantes problemas" de su gestión, entre otros la desviación del gasto farmacéutico, que en 1998 superó las previsiones en un 10,8% y que mantiene esa mala tendencia este año.Según la patronal Farmaindustria, el consumo de especialidades farmacéuticas alcanzó el año pasado la cifra de 1,47 billones de pesetas a precio de venta al público, incluido IVA. De esa suma, 1, 27 billones corresponden a las ventas en farmacia (9,7% más que en 1997), de las que un 75% (1,19 billones) fueron con cargo a la Seguridad Social, el 9,9% más que en 1997.

El consumo se completa con los 198.873 millones que representaron las ventas directas de medicinas a los hospitales, que crecieron un 18,2%, en 1997. Estos datos contrastan, sin embargo, con los que ayer ofreció el portavoz del PP en materia de Sanidad, César Villalón, que rebajó los incrementos al 7% anual, afirmando que hay un buen control de ese gasto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de mayo de 1999