Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mexicano Jorge Volpi narra una trama de espionaje científico durante el nazismo

"Una trama de intriga dentro de una historia de científicos que obliga a la participación del lector de un modo activo". Así define Jorge Volpi (México, 1968) su novela En busca de Klingsor, que ha obtenido recientemente el Premio Biblioteca Breve, convocado por la editorial Seix Barral. Definida por algunos como "una novela alemana escrita por un latinoamericano", la obra se centra en los años treinta y cuarenta, con el nazismo y la II Guerra Mundial como fondo.

"Se trata", cuenta Volpi, "de un momento clave en la evolución de la ciencia, que coincide con los prolegómenos del nazismo y de la II Guerra Mundial. En esa época se plantean los grandes dilemas morales y alcanza su mayor tensión la pugna entre el poder y el saber, en definitiva, la instrumentalización política de la ciencia. La bomba atómica ejemplifica esa relación tan ambigua que existe entre la ciencia y la política".

Siempre con el hilo conductor de un joven teniente estadounidense que recibe la orden de capturar a Klingsor, nombre en clave del científico alemán que controló las investigaciones atómicas del III Reich, Jorge Volpi reflexiona sobre un tiempo en el que "la ciencia descubre que el azar es parte intrínseca de las verdades científicas". Con cinco novelas y un ensayo ya publicados en México, En busca de Klingsor significa la irrupción de Jorge Volpi en el mercado español. Un escritor mexicano, residente en Salamanca y lejano ya por edad del auge latinoamericano, pero que reconoce en Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes a algunos de sus maestros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de abril de 1999