Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PROCESO DE PAZ

Ibarretxe esperará unas semanas para ver si la apuesta de EH se confirma sin violencia callejera

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, optó ayer por la prudencia y esperará unas semanas para comprobar si la apuesta de EH para poner fin a todas las violencias se confirma con la desaparición de la kale borroka (lucha callejera). Las comisiones negociadoras de los tres partidos nacionalistas seguirán trabajando para cerrar un acuerdo que garantice la mayoría parlamentaria al Ejecutivo de PNV y EA, pero será una negociación vigilada desde la Presidencia. "Ayer se dio un paso", declaró Ibarretxe en Bilbao, "y, si es sincero, concluiremos, desde el punto de vista del Gobierno, con un acuerdo".

El lehendakari fue más cauto que el presidente de su partido, Xabier Arzalluz. Esperó 24 horas para hacer su primera evaluación del texto suscrito por los partidos nacionalistas en el Parlamento vasco, y lo hizo poniendo al tiempo por testigo. Frente a la posición de Arzalluz, que el mismo jueves aseguró que "a partir de la fórmula aprobada podemos entrar a discutir un acuerdo de Gobierno o lo que haga falta", Juan José Ibarretxe prefirió darse unas semanas de plazo, y comprobar que la "apuesta" de EH (marca electoral de Herri Batasuna) por poner fin a todas las formas de violencia se concreta en la desaparición de la violencia callejera. Aunque las comisiones negociadoras de los partidos sigan trabajando, la firma del pacto de legislatura sólo llegará si efectivamente el lehendakari se convence de que la apuesta de EH se convierte en una realidad, señalaron fuentes de la Presidencia del Gobierno vasco."Si el paso es sincero habrá un pacto de legislatura", aseguró Ibarretxe en la inauguración del nuevo Palacio de Congresos de Bilbao, el Euskalduna. Interpretó que el apoyo de EH al Gobierno supondría que la violencia ha cesado. Por lo tanto, "estaremos ante otro paso más para tratar de alcanzar la paz, porque la paz y cualquier objetivo no vale sólo con desearlo, hay que trabajarlo, y se trabaja cada día, paso a paso, por mucho que nos parezcan insuficientes, pero sin retroceder, porque retroceder sería el gran fracaso de la política y de quienes la estamos ejerciendo", dijo.

Coincidencia básica

Los tres partidos nacionalistas han llegado a un acuerdo básico programático. Según fuentes de las comisiones, se ha avanzado mucho en temas sociales y culturales, especialmente los relacionados con el euskera, la televisión y radio públicas, y las políticas laborales y de empleo. El pacto podría estar definitivamente cerrado en dos o tres semanas, según confirmaron dichas fuentes, después de más de dos meses de reuniones y trabajos sectoriales. Tras la demanda de información detallada de EH a todos los departamentos del Gobierno vasco, el coportavoz de la Mesa Nacional de HB, Joseba Permach, aseguró ayer que falta ver por concretar las materias y mecanismos de su colaboración parlamentaria. Para Permach también es cuestión de semanas, pero en su caso el tiempo no es una medida cautelar. "En tanto haya un acuerdo global de las fuerzas políticas, nos podemos encontrar con un acuerdo en el Parlamento".

De momento, la declaración que aprobaron los nacionalistas durante el pleno del jueves servirá para responder a todas las iniciativas parlamentarias que presenten los partidos de la oposición referentes a pacificación, según anunció el coportavoz de HB. Frente a la satisfacción de los nacionalistas, los partidos de la oposición -menos IU, que apoyó el documento de PNV, EA y EH- reiteraron el día después del pleno que "ayer triunfaron las tesis de ETA y de HB". El secretario general del PP, Carmelo Barrio, volvió a calificar el acuerdo de los nacionalistas como "un paso atrás", porque supone, dijo, "el retroceso respecto a los posicionamientos mantenidos por el nacionalismo democrático en torno a la violencia".

Por su parte, los socialistas creen que lo ocurrido el jueves en el Parlamento vasco será "negativamente histórico", ya que el PNV, EA e IU, "que estaban con nosotros, defendiendo con coraje y valentía los derechos civiles de los ciudadanos vascos, hoy están en la otra posición, en la de HB", afirmó su secretario general, Nicolás Redondo Terreros. Los socialistas, junto a PP, IU y UA, plantearon ayer la necesidad de que la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Vitoria realice un pronunciamiento público en el que se reconozca el sufrimiento de las víctimas del terrorismo.

El lehendakari comparecerá el lunes para explicar su posición sobre el proceso de paz y la negociación del pacto de legislatura con EH, y para valorar el acuerdo suscrito por los nacionalistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de febrero de 1999

Más información

  • Considera que el acuerdo de los nacionalistas es "un paso", pero quiere que lo confirme el tiempo