Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
49º FESTIVAL DE BERLÍN

Las estrellas de Hollywood se van a cenar

ENVIADO ESPECIALMeryl Streep y Bruce Willis presentaron ayer en Berlín sus dos nuevas películas. La nominada al Oscar trajo One true thing y Willis arropó la última cosa de Alan Ruldolph, Desayuno de campeones, en la que también han participado Nick Nolte, Albert Finney y Barbara Hersey. Willis, la estrella, hizo toda una defensa del cine independiente a propósito del último trabajo de Rudolph, en el que, al parecer, se ponen en solfa cosas como la publicidad y la televisión. Willis no concedió ninguna entrevista a la prensa escrita, sólo a las cadenas de televisión, y aprovechó para darse una vuelta por el Planet Hollywood con Nolte, se supone que para cenar, y no, como algunos malpensados sostienen, para hacer publicidad del tugurio que posee junto a otras estrellas.

Willis contestó preguntas tartamudeando y con una gorra en la que se leía Desayuno de campeones, cinta, insistimos, que satiriza, entre otras cosas, a la publicidad. Interpreta a un vendedor de coches que hace anuncios subnormales en televisión y que entra en la crisis de la madurez. ¿Y usted, señor Willis, ha pasado la crisis de la edad mediana? A lo que Willis contestó: "Eh, ah, eh, bien, yo, eh". Nolte, ante tamaña verborrea, le echó un capote con su voz ronca y sus enormes tablas. "Yo sí, unas cinco veces", respondió. Meryl Streep acudió junto al director Karl Franklin a la capital alemana. La protagonista de One true thing recibió el premio Berlinale Camera. "El mejor premio que he recibido en mi vida fue el de Madre del Año; de todas formas, los premios son maravillosos". La actriz aseguró que cuando se enteró de su candidatura al Oscar pensó: "Al fin, un reconocimiento, y me alegré de que los de la Academia todavía no estén hartos de mí".

También la noche del viernes se proyectó Lágrimas negras, con la presencia del director Fernando Bauluz, sustituto del fallecido Ricardo Franco y los protagonistas Fele Martínez y Ariadna Gil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de febrero de 1999