Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albright pide excusas a Irak por la caída de un misil sobre civiles en Basora

La secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, pidió ayer públicamente excusas por la "caída de un misil que mató por error a varios civiles en Basora", el pasado lunes, cuando se lanzó un ataque contra baterías antiaéreas situadas cerca del aeropuerto de esta ciudad del sur iraquí, provocando la destrucción de 10 viviendas y la muerte de 11 civiles, entre ellos varias mujeres y niños.Las palabras de la secretaria de Estado, pronunciadas en el transcurso de un viaje a Egipto y Arabia Saudí, no lograron, sin embargo, tranquilizar a los diputados de Bagdad. Los parlamentarios, reunidos ayer, clamaron venganza por estas muertes y pidieron asimismo a las poblaciones de Kuwait y de Arabia Saudí que se subleven contra sus respectivos Gobiernos, como represalia al apoyo que estos países dan a los aviones aliados.

El Parlamento iraquí aprobó asimismo una resolución llamando a los "regímenes árabes a levantar inmediatamente y unilateralmente el embargo" decretado hace más de ocho años contra Irak, lo que provoca millares de muertos entre la población civil.

La guerra verbal contra EEUU y el Reino Unido culminó ayer con unas declaraciones de un portavoz del Ministerio de Información iraquí anunciando que el Gobierno de Sadam Husein está dispuesto a "resistir la agresión permanente de americanos y británicos contra su soberanía y su espacio aéreo", respondiendo a todos los aviones que sobrevuelen irregularmente Irak.

Bagdad se niega desde el pasado mes de diciembre a reconocer los espacios de exclusión aérea establecidos por Estados Unidos en el norte y en el sur del país en 1991 y 1992, supuestamente para proteger a las minorías kurdas y shiíes, que han venido siendo reprimidas duramente por el Gobierno de Bagdad en los últimos años.

La actitud de Irak ha provocado en un mes una docena de incidentes militares que se han saldado con un total de 15 muertos y cerca de ochenta heridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1999