Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo salir airoso de un proceso de selección laboral

Recién salidos de la facultad y aun después de varios cursos de posgrado, los titulados no tienen claro cómo redactar un currículo ni cómo afrontar una entrevista personal. Si durante su estancia en el instituto o en la universidad no recibieron suficiente información al respecto, los titulados deberán iniciar por su cuenta una preparación prelaboral para que sus conocimientos y capacidades no caigan en saco roto y resulten atractivas al que contrata.Antes de llegar a la entrevista personal hay dos documentos a tener en cuenta: la carta de presentación y el currículum vitae. Círculo de Progreso, una empresa de información laboral y académica, indica algunos consejos para tener éxito en estos trámites.

Carta de presentación. Es la primera información que la empresa tiene del titulado. Trátese con mimo. La carta debe responder a la pregunta ¿por qué debo seguir leyendo?, que se formularán en la empresa. Debe ser personal y directa. Es en este documento y no en otro donde se incluirán los datos de carácter delicado (sueldo, referencias, disponibilidad). 'Currículum vitae'. Debe ofrecer una información concisa sobre la potencialidad del titulado y, por supuesto, despertar el interés en el seleccionador para que concierte una futura entrevista. Huir de biografías o listados de actividades sin sentido. Círculo recomienda, "aunque resulte obvio", cuidar la presentación y evitar errores ortográficos o de fechas, en primer lugar.

No buscar formatos muy complicados o elaborados con primor que puedan distraer la atención sobre el contenido, y enfatizar las posibilidades futuras sin cargar en exceso las acciones pasadas. Hay que tener presente un hilo conductor que organice el texto y que permita seguir una trayectoria lógica y evitar dar demasiados detalles que no dicen mucho y que suenan a relleno. Siempre es mejor seleccionar los datos precisos y de verdadero interés. A ser posible, el currículo no superará las dos hojas.

Entrevista personal. Una vez pasado el primer escalón -ya se ha captado el interés de la empresa-, hay que atar bien atado todo lo demás. "Estamos en la fase crítica del proceso de selección". Lo primero será asegurarse de quién es la persona que hará la entrevista: su cargo y departamento al que pertenece. No hay que tener miedo a explicar los méritos y los logros obtenidos en la trayectoria hasta el puesto a que se aspira. Prestar mucha atención a los gestos del entrevistador durante el encuentro, a sus posturas. Círculo de Progreso da como último consejo al titulado que destaque sus cualidades personales y que finalice la entrevista pensando en el próximo paso a dar.

Y la vestimenta, aunque parezca obvio o censurable: llevar un atuendo de esos que están "de acuerdo con las normas sociales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1999