La Sanidad vasca seguirá atendiendo a usuarios de zonas limítrofes

El Servicio Vasco de Salud-Osakidetza seguirá prestando atención sanitaria, en las mismas condiciones en que lo hacía hasta ahora, a los usuarios de provincias limítrofes, como Burgos y Cantabria. Así lo acordaron ayer en una reunión el viceconsejero de Sanidad del Gobierno vasco, Luis Hernández, y una delegación del Insalud.Ambas administraciones decidieron también crear una comisión mixta que funcione de manera estable para intercambiar información y mejorar la coordinación entre servicios, y consideraron básico que esa coordinación asistencial entre administraciones sanitarias se resuelva sin que en ningún momento confunda o perjudique a los usuarios. Éstos, sin ninguna distinción, habrán de ser atendidos por la sanidad pública "allí donde ésta disponga de los recursos más adecuados para cada caso", según hizo público ayer el departamento vasco de Sanidad.

Alrededor de 70.000 habitantes de poblaciones cántabras y burgalesas fronterizas con el País Vasco acuden a los hospitales y centros sanitarios vascos por la accesibilidad geográfica. La dirección territorial de Vizcaya de Osakidetza remitió a sus centros en diciembre una circular en la que les indicaba que los pacientes procedentes de otras comunidades autonómicas que recibieran una atención sanitaria especial en los centros vascos deberían aportar una "orden de asistencia". Esta orden debería estar cumplimentada por la red de salud a la que perteneciera el solicitante, lo que sembró el desconcierto y provocó la alarma social entre los vecinos de los pueblos colindantes con Euskadi, que vieron peligrar la asistencia que hasta ese momento se les prestaba.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS