Pastrana y el jefe de las FARC tratarán mañana de poner fin a 50 años de guerra civil en Colombia

En el selvático sur de Colombia, en San Vicente del Caguán, hay gran agitación. Mañana, en su plaza principal, un abogado de 43 años, de rancia estirpe conservadora, el presidente Andrés Pastrana, y un sexagenario jefe guerrillero comunista, el comandante Manuel Marulanda Tirofijo, se estrecharán las manos. Los dos llegarán al tiempo. "Nadie debe esperar a nadie", según el protocolo acordado entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla mayoritaria del país y la más antigua de América. Entonces empezará un nuevo intento por ponerle fin a la guerra civil no declarada que desde hace medio siglo desangra al país con miles de muertos y secuestrados, y millones de desplazados internos. Es probable que mañana, entre los dos personajes, se vuelva a producir la empatía de la que habló Pastrana, al recordar su primer encuentro con Tirofijo, en julio del año pasado, cuando convinieron "explorar caminos que hagan posible iniciar un diálogo".

"Desde el momento en que nos conocimos tenemos buena química personal, [que] es muy importante en estos procesos. Cuando uno mira cara a cara, ojo a ojo, a alguien, se da cuenta en qué está. Él [Marulanda] vio la voluntad de paz en mí, yo vi la voluntad de paz en él. Yo creo en la palabra de Tirofijo", le confesó Pastrana a la revista Semana.

El de mañana es un acto simbólico en el que el presidente estará acompañado por el escritor y premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, el Alto Comisionado para la Paz, Víctor Ricardo, y los voceros designados el lunes: Fabio Valencia, presidente del Senado, Nicanor Restrepo, portavoz del grupo económico Sindicato Antioqueño, y Rodolfo Espinosa, gobernador del departamento del Atlántico, todos del Partido Conservador. Por el opositor Partido Liberal, la designada es la ex embajadora en España y ex canciller María Emma Mejía. Entre 50 y 60 miembros de la escolta presidencial cuidarán de la seguridad del mandatario. Las FARC designaron a sus negociadores, los comandantes Raúl Reyes, Fabián Ramírez y Joaquín Gómez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de enero de 1999.