Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento holandés avala que los "gays" no puedan donar sangre

La discriminación puede estar justificada. Así lo cree la Comisión para la Igualdad de Trato del Parlamento de Holanda, que ayer determinó que los hombres homosexuales pueden ser rechazados en los centros de donación de sangre y semen. Con la medida se pretende reducir al mínimo el contagio del sida por considerar a este grupo como de alto riesgo. En España, la regulación sobre donación no discrimina por homosexualidad.La Comisión para la Igualdad de Trato fue creada por el Parlamento para recibir las quejas de los ciudadanos que por cualquier razón se sientan discriminados. Las decisiones de la comisión no son vinculantes, pero sí importantísimas. En el caso de que se hubiera pronunciado en sentido contrario, hubiera sido necesario modificar la ley holandesa.

El organismo, constituido por expertos independientes, se pronunció tras la reclamación presentada por la Asociación Holandesa para la Integración de la Homosexualidad, que consideraba que las reglas de los hospitales, que rechazan al grupo en pleno sin tener en cuenta otros criterios, atentaban contra el principio de igualdad. La asociación demandaba que se permitiera la donación cuando el potencial donante tuviera pareja estable o asegurara mantener las relaciones sexuales siempre protegido con preservativos.

Para la comisión, los centros sanitarios están actuando convenientemente. Según ha explicado su presidenta, Jenny Goldschmidt, la decisión se ha basado en una investigación que ha comprobado que más de un 60% de los contagiados es población masculina. Además, para los varones que mantienen relaciones sexuales con otros hombres el riesgo es aún más elevado: según el estudio, tienen una posibilidad 10 veces mayor de portar el virus del sida que un heterosexual.

"Aunque la sangre y el esperma se someten a pruebas antes de ser utilizados, desde que se produce el contagio hasta que se puede detectar el virus pueden transcurrir hasta 6 meses", ha justificado Goldschmidt, al referirse a un tiempo conocido como el periodo ventana. Las mujeres homosexuales no están incluidas por ser un grupo de menor riesgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 1998