Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria hace suyo un informe encargado por las eléctricas para compensarlas con un billón

LOS PRESUPUESTOS EN EL SENADO. La tramitación en el Senado de los Presupuestos Generales para 1999 se ha convertido en un asunto polémico. El PP está aprovechando el trámite parlamentario para cambiar, mediante enmiendas y sin apenas debate, 25 leyes y varios impuestos. Entre las normas que se cambian está la Ley Eléctrica aprobada en 1997. Con esta modificación, las empresas podrán cobrar por adelantado un billón de pesetas, extremo al que se opone la Comisión Eléctrica, el órgano regulador independiente del mercado eléctrico. Industria apoya la enmienda a la Ley Eléctrica asumiendo un informe elaborado por un bufete contratado por las empresas del sector.

El 16 de septiembre, en torno a las cinco de la tarde, el Ministerio de Industria recibió un, documento del bufete de abogados Clifford Chance, muy conocido en el sector bancario y eléctrico por sus trabajos de asesoramiento, con los artículos que se deberían incluir en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos para autorizar a las compañías eléctricas a cobrar 1,438 billones de pesetas en concepto de costes de transición a la competencia. De esa cifra, 1,1billones serían cobrados por las empresas por adelantado de los báculos, que luego lo colocarían como títulos entre clientes (véase información adjunta). Industria elaboró un borrador "de disposición adicional" que recogía fielmente la propuesta. Dos meses después, la enmienda presentada por el PP en el Senado recoge casi literalmente la propuesta.

La coincidencia entre los planteamientos del bufete Clifford Chance contenidos en el documento denominado Borrador de artículos a incluir en el proyecto de ley de "Acompañamiento", modificando la Ley 54/97 (Ley Eléctrica) y la enmienda presentada finalmente en el Senado por el Grupo Parlamentario Popular, ha desatado una auténtica tormenta y supone un nuevo argumento para quienes critican —Comisión Nacional del Sistema Eléctrico incluida— que las eléctricas puedan ingresar, de una vez y por adelantado, 1,03 billones de pesetas en concepto de costes de transición a la competencia (CTC). La diferencia de esta cantidad con la propuesta por Clifford Chance es casi inexistente. La CNSE limita las compensaciones a cobrar por las eléctricas a 131 .000 millones (ver cuadro).

Textual

El documento enviado por Clifford Chance no sólo coincide en espíritu con la enmienda del PP en el Senado. El primer párrafo del documento (Disposición transitoria sexta) y de la enmienda popular comienzan igual: "Se reconoce la existencia de unos costes de transición al régimen de mercado competitivo, previsto en la presente Ley (...)" . Sólo una línea diferencia ambos textos. De la enmienda ha desaparecido la frase "que se considerarán costes permanentes del sistema y serán repercutidos a todos los consumidores de energía eléctrica", que sí aparecía en el documento de Clifford Chance.

El hecho de que el ministerio que dirige Josep Piqué haya aceptado casi íntegramente los planteamientos del sector eléctrico, contenidos en la propuesta de Clifford Chance, choca con las criticas que ha lanzado contra la CNSE, el organismo que debe velar por la competencia en el mercado eléctrico, por oponerse a que las compañías cobren por adelantado el billón de pesetas. Piqué acusó la pasada semana a la Comisión que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez de "hacer política" y de elaborar informes "poco rigurosos".

Los costes de transición a la competencia, según la Ley Eléctrica aprobada en 1997 y aún en vigor, debían ser cobrados por las compañías año a año, a lo largo de una década, y con un límite máximo de 1,6 billones de pesetas. Si la enmienda presentada por el PP en el Senado sale adelante, las eléctricas podrán convertir en certeza la hipótesis y cobrar un billón de pesetas.

El bufete que armó la propuesta base, Clifford Chance, es muy conocido en el sector eléctrico y bancario desde hace una década. Según fuentes del sector, ha trabajado con asiduidad para la asociación que agrupa a las eléctricas, Unesa, y en proyectos concretos como Elcogás (inversión en una planta de gas de Endesa y otras compañías).

Junto a Morgan Stanley y los bancos BBV, el BCH, accionistas destacados de Iberdrola y Unión Fenosa y Endesa, respectivamente, y que se encargarán de colocar los títulos, ha sido uno de los núcleos más activos en la defensa de las ayudas billonarias al sector. Su propuesta a Industria "calca" prácticamente las demandas del sector, expresadas en informes internos de la asociación Unesa, también fechados en el mes de septiembre. Fuentes de Industria y de las compañías eléctricas han restado trascendencia al envío al ministerio del documento elaborado por Clifford Chance, aduciendo que. "es lógico" que presenten informes para respaldar su propuesta. Las opiniones del ministerio y de las empresas coinciden al asegurar que la propuesta del bufete forma parte del habitual intercambio de documentación entre partes.

Fuentes de la asociación Unesa no han querido confirmar que Clifford Chance haya trabajado para el organismo en este caso, hecho que dan por seguro fuentes de las empresas. Este periódico intentó ayer hablar con los responsables del bufete, sin conseguirlo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de diciembre de 1998

Más información

  • El bufete Clifford Chance hizo llegar la propuesta al ministerio en el mes de septiembre