Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO PINOCHET'

Chile alega razones humanitarias tras perder la batalla por la inmunidad de Pinochet

ENVIADO ESPECIALEl Gobierno chileno ha pasado a una segunda fase en su batalla legal por conseguir que el ex dictador Augusto Pinochet sea devuelto a su país por razones humanitarias. Sin embargo, en el primer documento de alegaciones presentado ayer ante el Home Office (Ministerio de Interior y Justicia) y ante el Foreign Office (Exteriores), Chile insiste en la tesis de la no competencia de España en el caso. El Gobierno británico ha solicitado al tribunal londinense competente una prórroga de una semana antes de tener que pronunciarse sobre el proceso de extradición.

El Home Office se ha convertido, tras el fallo del miércoles de los cinco jueces lores contra la inmunidad soberana del ex general, en la nueva instancia para abortar el proceso de extradición de Pinochet a España. Funcionarios de este ministerio promovieron ciertos contactos con las dos partes -la fiscalía de la Corona, las organizaciones de derechos humanos y los representantes del Gobierno chileno- para expresar su disposición a recibir material escrito y documentos sobre el caso. Es posible, incluso, que tengan lugar reuniones entre abogados del Home Office y cada una de las partes. El objetivo es que el ministro del Interior (secretario de Estado), Jack Straw, pueda pronunciarse de acuerdo a la ley sobre si cabe o no iniciar el proceso de extradición.La petición realizada ayer de una prórroga de siete días sobre el plazo que expira el día 2 de diciembre se debe, oficialmente, según informa Juan Carlos Gumucio, a la necesidad del Gobierno británico de estudiar antes el voluminoso auto enviado por el juez español Baltasar Garzón.

Entrega de alegaciones

El Gobierno de Chile, por su parte, no ha querido perder el tiempo. Ayer, a las cuatro de la tarde hora local, un funcionario de la embajada chilena en Londres se trasladó al Ministerio de Interior y al de Exteriores para entregar en persona la primera de las alegaciones contra la extradición de Pinochet. En ese documento, el Gobierno chileno se ratifica en su tesis de que España no puede juzgar a Pinochet en su jurisdicción.Fuentes próximas a la embajada chilena dijeron anoche que la segunda entrega de esas alegaciones tendrá lugar hoy, cuando el ministro chileno de Relaciones Exteriores, José, Miguel Insulza, se reúna con su homólogo británico Robin Cook. El plato fuerte de la nueva estrategia es un texto elaborado por el diplomático Santiago Benadava y que viaja dentro de la valija diplomática junto al canciller chileno. Benadava es el embajador plenipotenciario que se trasladó a Londres tras la detención de Pinochet el 16 de octubre.

El paso siguiente será, por parte del Home Office, la recepción de todos los documentos aportados por los organismos de derechos humanos. No se descarta alguna reunión entre los funcionarios y los abogados. La fiscalía de la Corona realizará, también, una presentación de su postura sobre la extradición. Con todo el material disponible, los servicios jurídicos del Home Office deberán establecer si los delitos de genocidio, tortura, terrorismo y desaparición de personas de los que se acusa a Pinochet en España son entendidos de la misma manera en el Reino Unido.

En lo que se refiere a la posicion española, ésta llegó al Home Office hace 20 días. Se trata de la petición de extradición formulada por el juez Baltasar Garzón. Sin embargo, en la semana próxima podría haber un nuevo hecho judicial. Fuentes solventes señalan que Garzón, a la vista del fallo de los jueces lores, dictará el auto de procesamiento de Pinochet, que se basará en gran parte en el auto de extradición. Esta nueva pieza, que enumerará todos los delitos de que se acusa al ex dictador, sería enviada al Home Office.

Por lo que se refiere a la petición de interrogatorio de Pinochet cursada por Garzón tras la detención, aún no ha obtenido respuesta. En las actuales circunstancias podría ser un factor de interferencia en la extradición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1998

Más información

  • El Gobierno británico pide una semana más para pronunciarse sobre la extradición