GASTRONOMÍA

Los platos que degustó Felipe II se ofrecen en Aranjuez

Los hermanos Francisco y Jesús Barrejón han decidido celebrar el cuarto centenario de la muerte de Felipe II de una manera muy particular en Aranjuez (38.500 habitantes). Hasta el próximo día 23 de noviembre su establecimiento, el restaurante Almíbar, ofrecerá una muestra gastronómica sobre la cocina en los tiempos de este monarca. Para ello, han confeccionado una carta con 44 menús del siglo XVI.

Entre los platos que podrán degustarse en esta muestra están algunos de los preferidos por Felipe II, como la empanada inglesa, el cabrito con granadas o el manjar blanco (un puré a base de pasta de arroz, canela, leche, almendras, pollo y torreznos). Para conocer cuáles eran los gustos culinarios en la época del monarca de los Austrias, Paco y Jesús Barrejón crearon un pequeño taller de investigación en su restaurante hace tres meses y cada tarde se dedicaban a confeccionar recetas de la época. Con la ayuda de antiguos recetarios fueron seleccionando aquellos menús más acordes con los gustos del paladar actual. "Hemos desechado algunas recetas porque hoy serían incomestibles", dicen estos restauradores.

Aves y caza

Tras este estudio, ambos cocineros aseguran que Felipe II fue un gran conocedor y amante de la buena mesa, aunque niegan que fuera un glotón. La cocina del siglo XVI era mucho más elaborada de lo que se cree actualmente y muy nutritiva. "Las clases altas comían principalmente carnes, les encantaban las aves y la caza. El refrán de "ave que vuela a la cazuela" lo llevaban a rajatabla. También conocían la mayoría de los pescados pero sólo los comían por motivos religiosos o médicos", aseguran.Otros platos que se pueden degustar son la popular olla podrida o las ánades con membrillo. "El mercado actual permite adquirir cualquier producto de los utilizados hace 400 años, excepto los vinos. Lo más parecido que hemos encontrado son los vinos sobre madre de Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de noviembre de 1998.

Se adhiere a los criterios de