Aguirre apoya un informe sobre la universidad alternativo al de los rectores

El presidente de la Conferencia de Consejos Sociales promueve el nuevo estudio

La creciente desconfianza de la ministra de Educación, Esperanza Aguirre, hacia los rectores españoles se ha concretado en su firme apoyo a la elaboración de un informe sobre el futuro de la universidad alternativo al que la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) encargó a Josep Maria Bricall, ex presidente de los rectores europeos hasta el pasado mes de agosto y destinatario de algo más que recelos por parte del PP y de su socio parlamentario, Convergència i Unió.Para marcar distancias con los rectores, la ministra ha aprovechado la iniciativa de José María Fluxá, presidente de la Conferencia de Presidentes de Consejos Sociales de las Universidades, quien este jueves presentará en Salamanca las líneas básicas de su proyecto, que espera tener listo en seis meses y se titula Estudios sobre la sociedad del aprendizaje en España y su financiación.

Más información

En un almuerzo celebrado a principios de mes en los comedores del Ministerio de Cultura, Esperanza Aguirre expresó su respaldo al informe de Fluxá, cosa que no ha hecho con el de la CRUE; se mostró dispuesta a financiarlo totalmente o en parte (el coste global rondará los 100 millones), y llegó a sugerir un nombre para dirigirlo: el del ex ministro socialista Miguel Boyer, vicepresidente de Fomento de Construcciones y Contratas.

No obstante, esta última sugerencia no se materializará, ya que Fluxá no es partidario de que los presidentes de los consejos sociales, los órganos de participación de la sociedad en la universidad (con empresarios, sindicatos y miembros de la comunidad universitaria), parezcan "personajes en busca de un autor".

De hecho, Boyer no ha llegado a ser consultado por Aguirre. "Ésta es la primera noticia que tengo y, por tanto, no tengo ninguna reflexión que hacer. Nadie me ha pedido nada", manifestó el ex ministro a este diario.

Fluxá, que preside el Consejo Social de la Autónoma de Madrid, mantiene estos días conversaciones con responsables autonómicos y presidentes de consejos sociales. Su intención es recabar apoyos internos y externos antes de la presentación oficial del proyecto en la Conferencia de Presidentes de Consejos Sociales de las Universidades Españolas, que se celebra pasado mañana en Salamanca y a la que asistirán Esperanza Aguirre y Ron Dearing, director del famoso informe sobre la reforma universitaria británica que lleva su nombre.

La iniciativa es acogida con reticencias por varios de sus colegas, algunos de los cuales aún no han recibido el documento inicial, y por los representantes sindicales, pero de forma más señalada por la Conferencia de Rectores, que considera indeseable la imagen de división, e incluso de partidismo, que la elaboración de dos estudios alternativos puede ocasionar.

Precisamente para evitar eventuales reproches de partidismo, los dirigentes de la CRUE se entrevistaron en mayo con el presidente del Congreso, Federico Trillo, para pedirle que el Parlamento ampare institucionalmente el informe Bricall, algo que aún no han conseguido. Lo que sí lograron hace meses es que su financiación no fuera pública: el Banco Santander se hará cargo de los 75 millones que costará, según lo previsto.

José María Fluxá, un ingeniero de Caminos de ideología liberal, rechaza que su estudio deba ser interpretado como una maniobra contra los rectores, ni mucho menos como una iniciativa inspirada por la ministra, con la que mantiene una amistad de muchos años. Por el contrario, asegura que ambos trabajos deberían integrarse en un solo informe bajo la coordinación de una comisión mixta. Fluxá deja ver su temor de que los rectores realicen un trabajo más centrado en intereses institucionales o corporativos en lugar de orientarse hacia los verdaderos clientes de la universidad: los estudiantes.

La CRUE considera que, teniendo en cuenta que el informe Bricall ha sido encargado por unanimidad por los rectores, los máximos representantes de la universidad, lo adecuado sería que los presidentes de los consejos sociales se integraran en ese proyecto en lugar de promover uno alternativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de noviembre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50