Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moncada dice que demostró la acción del óxido nítrico antes que los premiados con el Nobel de Medicina

Salvador Moncada, el científico hondureño que contribuyó a la identificación del óxido nítrico como el factor de relajamiento cardiovascular, un descubrimiento que ha supuesto el Premio Nobel de Medicina de este año a los científicos norteamericanos Robert Furchgott, Louis Ignarro y Ferid Murad, quiso dejar clara ayer en Barcelona su contribución al mismo y confirmar la consistencia de las quejas que se vertieron en su momento desde el ámbito científico por su exclusión del galardón."Cuando esta gente todavía estaba especulando, yo ya tenía la evidencia", dijo. Moncada asegura que, cuando trabajaba en los laboratorios Welcome de Londres, los resultados de su investigación vieron la luz seis meses antes que cualquier otro trabajo cuando fueron publicados en 1987 en la revista Nature. "La primera demostración de la presencia del óxido nítrico en el sistema cardiovascular se hace en Inglaterra en mi laboratorio. Lo demás es política", dijo.

Sin embargo, se negó a analizar las causas del polémico fallo del Instituto Karolinska: "Estoy emocionalmente envuelto en el tema y es la comunidad científica la que debe debatir el asunto". Moncada agradeció el apoyo que ha recibido de la comunidad científica hispanohablante.

El científico de Honduras asistió en Barcelona al acto de presentación del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), vinculado al hospital Clínico, el primer centro de España que integra los grupos de investigación clínica e investigación básica.

Según su director, Joan Rodés, pretende "conseguir una mejor y más rápida transferencia de los avances científicos obtenidos en la prevención y tratamiento de los problemas de salud más prevalentes en nuestro país".

Moncada, que dirige el proyecto del Instituto Wolfson de Londres, dedicado precisamente a acercar la investigación básica en biomedicina a sus aplicaciones clínicas a través de un equipo interdisciplinario, dijo que España "necesita una estrategia de desarrollo científico con la máxima inversión y que esté por encima de si gobiernan unos u otros". En su opinión, es "criminal" que los talentos españoles no puedan trabajar en España y pasen a engrosar los equipos de investigación de EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1998