Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ideas para trabajar

Las agencias de desarrollo económico de Guipúzcoa han tramitado un total de 528 proyectos de autoempleo durante los últimos 18 meses. El nacimiento de estas nuevas empresas supone la creación de 1.200 puestos de trabajo y una inversión a corto plazo superior a los 4.200 millones de pesetas. Aproximadamente un 60% de las tentativas ha prosperado. El programa Enpresaberri (Nueva empresa), tutelado por la Diputación Foral de Guipúzcoa, se encarga de aglutinar todas estas iniciativas y ofrecer ayudas económicas y el asesoramiento necesario a los promotores empresariales con el fin de poner en funcionamiento su negocio. Son personas que conocen su oficio, pero se abruman ante todos los trámites burocráticos que requiere la apertura de un negocio. Desconocen los estudios de viabilidad, ignoran los mecanismos para la obtención de fuentes de financiación, los trámites precisos para la selección de personal o las herramientas de gestión más adecuadas para eludir el alto índice de mortandad que acucia a las nuevas empresas. Se tratan, por lo general, de pequeños comercios, establecimientos de hostelería y, en menor grado, proyectos industriales de cierta envergadura. "El autoempleo es una alternativa al desempleo", advierte el jefe del servicio de promoción y desarrollo económico de la Diputación de Guipúzcoa, Ángel Martín Ríos. Las iniciativas orientadas a la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales están consiguiendo amortiguar la tasa de paro y, al mismo tiempo, incrementar la ocupación en el sector de servicios. Con el objetivo de evitar la desatención que sufrían los jóvenes emprendedores a la hora de poner en marcha su plan, la Administración foral unificó a finales de 1995 todas las actuaciones existentes en Guipúzcoa para la promoción del autoempleo y la constitución de pequeñas empresas. Con este espíritu se inspiró el programa Enpresaberri, que se canaliza a través de las 10 agencias de desarrollo económico repartidas en otras tantas comarcas de Guipúzcoa. El procedimiento del programa es tan sencillo como exponer el proyecto y someterse al consejo que dispensan 25 profesionales de la consultoría distribuidos en las mencionadas agencias de desarrollo. Así lo hicieron 528 promotores dispuestos a constituirse como empresarios, la mayoría de los cuales son hombres (61%) con una edad media de 32 años cuyo proyecto empresarial es de reducidas dimensiones, tanto en términos de empleo (2,3 puestos de trabajo de promedio) como de inversión (ocho millones de pesetas). Al tratarse en general de un segmento empresarial modesto, de escaso volumen de empleo e inversión, sus promotores se encontraban fuera del paraguas de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI), que apoya iniciativas de más envergadura. Este desamparo se ha corregido a través de la acción coordinada de la Diputación y las agencias de desarrollo, a las que se ha sumado la Kutxa tras la reciente firma de un convenio de colaboración para "favorecer y promover entre los jóvenes de 18 a 35 años la creación de actividades de autoempleo", asegura Euken Sesé, gerente de la asociación vasca de Agencias de Desarrollo (Garapen). La ayuda se centra en "el asesoramiento y la financiación de los proyectos industriales cuya viabilidad sea conformada por Kutxa y Garapen". Financiación La entidad bancaria pone en marcha una línea de financiación privilegiada con un bajo tipo de interés (la media de los tipos aplicados por el conjunto de los bancos, cajas y sociedades de crédito hipotecario menos 3,5 puntos, con un interés mínimo del 2%). Los créditos, que comenzarán a concederse desde el próximo 1 de octubre, estarán exentos de comisión de apertura y su importe podrá ascender al 75% de la inversión prevista con un máximo de 25 millones de pesetas. La obtención del capital semilla, término con el que se conoce la inversión inicial exigida para comenzar una actividad empresarial, es una de las principales necesidades del joven emprendedor. Con dichas condiciones, "el panorama es más halagüeño", asegura Sesé. "El siguiente paso debe estar encaminado hacia la reducción del nivel de garantías", de tal manera que los promotores no tengan que arriesgar todo su patrimonio o el familiar.

El peso de los servicios

Un análisis de todas las iniciativas que se han cursado a través del programa Enpresaberri muestra que el sector de servicios es el predominante, lo que se aviene con la estructura sectorial de la empresa en Guipúzcoa. Del total, 133 proyectos fueron de índole comercial, otros 24 correspondieron a la hostelería y 249 más se clasificaron como "otros servicios", mientras que los proyectos industriales fueron 122 (un 23%). Si bien estos últimos son los de mayor envergadura, la mayoría de las propuestas de creación de microempresas se dirigen al ámbito de los servicios: "Una agencia inmobiliaria, un gabinete de estética, un servicio de transporte de bollería, una consultoría clínica, un centro de fisioterapia, un tren de lavado de automóviles, una peluquería o una oficina de ingeniería son algunas de las iniciativas que se han puesto en funcionamiento a través de Enpresaberri", explica Ángel Martín Ríos, jefe del servicio de promoción y desarrollo económico de la Diputación guipuzcoana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 1998

Más información