Los obispos creen "inconstitucionales" e "inmorales" las propuestas legales del aborto

La Conferencia Episcopal lanza una dura campaña contra las nuevas iniciativas de la izquierda

Los obispos españoles desataron ayer una fuerte campaña contra las propuestas de la izquierda para ampliar los supuestos del aborto. La Conferencia Episcopal difundió ayer un duro documento en el que califica de "inmorales" las proposiciones de ley sobre el aborto que se debatirán el 22 en el Congreso y ponen en duda su constitucionalidad. "La madre podrá matar a su hijo no nacido con la colaboración del Estado", si se aprueban las propuestas de PSOE, IU y NI, según aseguran los prelados en su documento.

Más información
Licencia aún más amplia para matar a los hijos
Una juez de Florida impide abortar a una mujer con la edad mental de un bebé

El presidente de la Conferencia Episcopal, Elías Yanes, leyó ayer con voz pausada en la plaza del Pilar de Zaragoza, en la clausura del Congreso Mariano y Mariológico, un texto que comienza recordando que el próximo día 22 se debatirán de nuevo en el Parlamento tres proposiciones de ley sobre el aborto presentadas por PSOE, Izquierda Unida (IU) y Nueva Izquierda (NI). Según dijo, las propuestas son "todavía más injustas que la actual legislación despenalizadora". Los representantes de la Iglesia consideran que "no se puede admitir que, desde el punto de vista ético", para resolver las dificultades que puedan influir en la decisión de la mujer de abortar "se autorice o permita la eliminación de la vida del ser que ella ha concebido"."Licencia aún más amplia para matar a los hijos", esto es lo que en definitiva consideran los obispos que se dará a las madres si se aprueban las nuevas proposiciones. Los prelados españoles decidieron que este durísimo texto sirviera de clausura a unos congresos celebrados en Zaragoza en torno a la figura de la Virgen, como preludio al gran jubileo del año 2000, que concluirá en Roma y Jerusalén.

La conferencia episcopal cree que lo que se pretende con las nuevas propuestas es que "los hijos queden a disposición de la voluntad soberana de la madre, la cual, tras un trámite de "información", podrá decidir la muerte de su hijo no sólo ante la pasividad y complicidad del Estado, sino incluso con su colaboración". Este primer punto del documento concluye que la madre no necesitará ya "acreditar la existencia de circunstancia grave ni leve. Bastará con que ella piense que el niño le perjudica de alguna manera".

Lo más rechazable para los obispos es que se niega a los profesionales de la medicina el derecho a la objeción de conciencia que, según dicen, deben protegerse como un derecho natural "garantizado por la Constitución". Sin embargo, tanto las propuestas de IU y de NI contemplan que el personal sanitario "formule reserva de no participación en interrupciones voluntarias del embarazo", aunque las autoridades sanitarias "garantizarán que se preste este servicio en la red pública".

El tercer punto del documento de los obispos es una apelación a la responsabilidad moral de los legisladores: "Les pedimos que sopesen sin partidismos ni electoralismos las consecuencias sociales de sus decisiones".

Desde 1985 el aborto es legal en los casos de violación, malformación del feto y peligro para la salud física o psíquica de la madre. La propuesta del PSOE para ampliar la ley del aborto supone la despenalización del supuesto de conflicto personal, familiar o social grave para interrumpir voluntariamente un embarazo en las 12 primeras semanas de gestación. La mujer que quiera acogerse a este supuesto debe pasar antes por un centro acreditado, donde le informarán de las alternativas y de las ayudas con las que cuenta. Después tendrá que esperar al menos tres días para tomar una decisión definitiva.

Izquierda Unida y Nueva Izquierda votarán a favor del texto socialista, aunque cuentan con sus propios proyectos. Ambas fuerzas políticas defienden una ley de plazos que resulta difícil de ser aprobada y que supondría que el aborto sea legal durante las primeras 14 semanas, según propone IU, o durante las 16 primeras, como sostiene NI.

Vigilia en Granada

Entre los prelados españoles, uno de los primeros en reaccionar fue el arzobispo de Granada, Antonio Cañizares, que ha convocado para hoy una vigilia de oración por la vida, que se celebrará en la Catedral. Una carta de Cañizares, publicada en el semanario Fiesta, que editan las Iglesias de Granada y Guadix Baza, recuerda a los políticos "la gravísima responsabilidad que tienen, ya que de ellos depende que se autorice el asesinato de inocentes en nuestro país". Según afirma Cañizares, "la democracia es un sistema al servicio del hombre y que, en modo alguno, tiene como fin la destrucción de la persona".Por otra parte, el arzobispo de Toledo y Primado de España, Francisco Álvarez, criticó la iniciativa parlamentaria, según la cual se concede "a una persona privada decidir libremente sobre la vida o la muerte de un ser humano, dejando el Estado de cumplir una de sus funciones básicas, como es la defensa y protección del ser humano a la vida".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS