Los internautas, felices por la huelga

Los internautas se muestran muy satisfechos por el desarrollo y el impacto de la huelga del pasado jueves. Lo que más destacan las páginas web que militan en este frente es la gran incidencia que tuvo la protesta en los medios de comunicación y la reacción de nerviosismo de los dos principales destinatarios de la protesta, el Ministerio de Fomento y la compañía Telefónica, intentando traspasar la responsabilidad al otro. La página de la Asociación de Usuarios de Internet manifestaba ayer la satisfacción por el acercamiento a las demandas de los usuarios por parte de Fomento y Telefónica. La AUI va a convocar una mesa redonda para el próximo día 23 con todas las partes implicadas.En la web Plataforma La Huelga, el principal sitio de coordinación de la protesta, la satisfacción era evidente, aunque se mostraban abrumados por la cantidad de respuestas recibidas. Esta plataforma ha surgido de forma espontánea.Los datos de incidencia de la huelga son muy variables, según las fuentes. En una de las páginas que apoyaban la convocatoria se cifraba la participación en un 43,21%. El servidor Olé registró el jueves al mediodía un 46% menos de visitas. El servidor Arrakis cifraba el descenso de conexiones en el 25% y en un 50% el del tráfico del correo electrónico. El proveedor Jet Internet, calculaba el descenso de tráfico en un 35%. El proveedor SMC, descontando de la estadística el tráfico atribuido a las empresas, situaba la participación en un 85% en la franja horaria de 8.00 a 17.00 horas; en un 60%, de las 17.00 a 21.30, y en un 40%, de las 21.30 a las 24.00, según comunicaron a la página de Dios proveerá.

El éxito de la huelga ha disparado en la red las propuestas de nuevas acciones. Una de ellas propone ampliar la huelga fuera de Internet, convocando un nueva jornada de huelga, para el día 25 de septiembre, de todos los usuarios, pues se considera que la telefonía por voz ha sido igualmente castigada por la subida de tarifas. Esta propuesta se concretaría en desconectar los teléfonos y no usar las cabinas. Otra de las nuevas líneas de actuación propugnadas es no pagar la parte de la factura que corresponde a la última subida y depositar esta cantidad ante notario avisando a la compañía de esta conducta. Una variante de esta fórmula se ha utilizado contra la compañía Aguas de Barcelona.

La red también se hacía eco ayer de la intención de varias asociaciones de consumidores, de nueve países iberoamericanos, de coordinar sus trabajos para construir un frente común ante la política de Telefónica.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS