Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Norma Cómics edita la historieta "Cages", de Dave McKean

No es habitual que el lector de cómic abone 8.500 pesetas por un solo tebeo. El aficionado que quiera leer Cages (Jaulas), publicado por Norma Editorial, deberá pagarlas. A cambio se encontrará con 496 páginas y una labor de cinco años de trabajo en una de las ediciones de historieta más ambiciosas publicadas en España. Cages narra las historias entrelazadas de los inquilinos de un singular edificio.Dave McKean es conocido en España por haber publicado Casos violentos, con guión de Neil Gaiman, y por realizar la portada de Sandman, una de las series de mayor impacto del cómic mundial de los últimos años creada también por Gaiman.

David McKean (Barshire, Inglaterra, 1963) es un polifacético artista que ha trabajado como diseñador publicitario para las casas Kodak y Sony Playstation y en la elaboración de portadas de discos para Michael Nyman, Tori Amos y Skinny Puppy. Como dibujante de cómics, McKean pertenece a la generación de autores europeos que, a partir de finales de los años ochenta, se sumaron al trabajo de renovación del cómic anglosajón iniciada pocos años antes.

El mundo de los superhéroes sufrió en esos años una considerable transformación gráfica y narrativa con la publicación de Watchmen, de Alan Moore y Dave Gibbons, y Batman, el señor de la noche, de Frank Miller. McKean, junto con Neil Gaiman, publicó Casos violentos, su primera obra, en 1987. También con Gaiman se hizo cargo de un viejo personaje de la DC: Orquídea negra. El atrevimiento de sus planteamientos gráficos convirtieron en efímero el proyecto.

Renovación del género

En el cómic Arkham Asylum, también editado en España y con guión de Grant Morrison, McKean contribuía a la revitalización de Batman, iniciada en los años ochenta con un álbum cuyo protagonismo recaía en el villano. El Joker llegaba al límite de su paroxismo encerrado en un asilo para criminales. En esta obra, como ya solía ser habitual en sus cómics, McKean empleaba diferentes técnicas gráficas: collage, pintura, dibujo y fotografía.El trabajo de McKean sorprendía por el acercamiento del cómic a técnicas de otras especialidades artísticas. En Cages, aunque recurre a la pluralidad plástica con la fotografía, el collage y la pintura, según las necesidades narrativas, McKean ha optado por dar protagonismo al trazo expresionista del lápiz.

La soledad, el aislamiento, la necesidad y a la vez la imposibilidad de querer y ser correspondido planean por el interior de los tres personajes principales que configuran el relato de Cages: un pintor, un escritor y un músico de jazz. Curiosamente, se trata de tres ámbitos artísticos que conoce y practica Dave McKean.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de agosto de 1998